Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autonomías deberán declarar a Sanidad todo brote de salmonela

El ministerio cifra en 2.138 los afectados por la epidemia del pollo

Las comunidades autónomas deberán notificar al Ministerio de Sanidad y Consumo todos los casos de salmonelosis, y los brotes de la enfermedad serán de declaración "urgente". La ministra de Sanidad, Elena Salgado, anunció estas medidas "para reforzar la seguridad alimentaria" tras la intoxicación de 2.138 personas que consumieron pollo asado contaminado de salmonela. El PP criticó a Salgado por negar la existencia de una crisis alimentaria.

La epidemia originada por el consumo de pollos asados ha causado ya 2.138 infectados en todo el territorio nacional (salvo en Canarias), de los que 33 permanecen hospitalizados. Los ingresados por la enfermedad ascienden a 237 y el tiempo medio de estancia en el hospital ha sido de dos o tres días, según las cifras ofrecidas ayer por la ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado. Hasta el momento ha habido un único fallecimiento: un hombre de 90 años murió el pasado día 29 tras pasar varios días en el hospital. Se trata de la primera vez que se produce una infección simultánea en todo el territorio nacional por la ingestión de un solo producto.

La ministra anunció la puesta en marcha de varias medidas para reforzar la seguridad alimentaria. La salmonelosis se incluirá entre las enfermedades que las Comunidades Autónomas tienen que declarar obligatoriamente al ministerio, y cualquier brote será considerado de notificación urgente. Hasta ahora, la salmonelosis sólo tenía que ser declarada de forma obligatoria si afectaba a más de una comunidad. Esta modificación de la normativa vigente se propondrá a las Comunidades Autónomas en el próximo Consejo Interterritorial, en octubre.

Las primeras intoxicaciones se produjeron el 19 de julio, pero el ministerio no tuvo noticias del brote hasta nueve días después, el 28. Ese día, la Comunidad Valenciana informó al ministerio de varios casos de gastroenteritis que podrían deberse a pollos asados de la empresa Sada.

Red de Alerta

El ministerio decidió entonces activar la Red de Alerta Alimentaria y paralizar la producción y distribución del pollo, y notificó la información al resto de las comunidades para que retiraran todos los lotes. Salgado reconoció la necesidad de mejorar "la capacidad de reacción" de las autoridades y de tomar medidas para que "la alerta llegue antes a la Red de Seguridad Alimentaria".

La ministra aseguró que la red funcionó correctamente, ya que menos del 20% de los afectados consumieron el pollo después de que se activara, el 28 de julio. De las 191.000 unidades de pollo sospechosas de contaminación se han retirado más de 183.000, de los cuales 9.700 han sido entregados por los consumidores.

Salgado volvió a negar que la epidemia sea una "crisis alimentaria", señaló que una crisis es un "problema de seguridad que no puede ser prevenido ni controlado" y que los brotes de salmonela ya están controlados. El PP reiteró ayer la petición de dimisión de la ministra por seguir negando la existencia de una crisis alimentaria y por anunciar medidas inmediatas "cuando ya han pasado 15 días", según dijo la secretaria ejecutiva de Política Autonómica, Soraya Saénz de Santamaría. Criticó que Salgado no haya explicado por qué la alerta se dio cuando ya se habían diagnosticado un 80% de los casos.

En enero entrará en vigor un reglamento comunitario sobre control de alimentos que obligará a las empresas a asumir los gastos derivados de cualquier irregularidad en la seguridad, y que obliga a informar a los consumidores de todo peligro potencial en la cadena limentaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de agosto de 2005