El Gobierno argentino solicita oficialmente negociar un nuevo acuerdo con el FMI

Rodrigo Rato quiere difundir un informe aún no autorizado por el Gobierno de Kirchner

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, difundió ayer en Washington un comunicado en el que anuncia que el Gobierno argentino "ha informado al FMI sobre su deseo de comenzar negociaciones sobre un nuevo programa económico", y anticipa la esperanza de que el Ejecutivo de Néstor Kirchner autorice la publicación del reciente informe económico sobre Argentina, aprobado el pasado 20 de junio por el consejo ejecutivo del FMI, que contiene las medidas que recomienda adoptar al Gobierno argentino.

El texto, difundido a mediodía, hora de Washington, da las principales claves para entender la puesta en escena de la obra que el Gobierno argentino y el FMI van a representar este verano. Argentina reestructuró más del 70% de su deuda con acreedores privados (103.000 millones de dólares), y ahora desea renegociar alrededor de 11.250 milllones de dólares que adeuda al FMI. El próximo agosto vencen, entre principal e intereses, 2.800 millones de dólares.

Rato recuerda que el programa aprobado en septiembre de 2003 "no fue implementado plenamente por decisión de las autoridades de Argentina en el sentido de retrasar elementos clave del programa hasta completar la reestructuración de la deuda. Las autoridades creen que ahora es el momento de trabajar a favor de un nuevo programa apoyado por el FMI". Algunas medidas, como un ajuste fiscal más duro y la elevación de los precios de las empresas del sector público, fueron postergadas en 2003. Aunque se esgrimió la necesidad de reestructurar la deuda exterior antes, lo cierto es que se temían las consecuencias negativas en términos de crecimiento económico y popularidad del presidente de Argentina, Néstor Kirchner, que podían derivarse de esas recomendaciones.

Prioridades del FMI

Tras el crecimiento de la economía durante los años 2003 y 2004 (8,8% y 9%, respectivamente), el FMI prevé para 2005 un aumento del producto interior bruto (PIB) del 6% y una desaceleración hasta el 3,6% en 2006. Rato señala que el pasado lunes "el consejo ejecutivo del FMI completó la consulta con Argentina de acuerdo con el artículo IV [revisión de la situación económica y financiera]. El resumen de la discusión del consejo, que se espera sea hecho público pronto, contiene una idea de las prioridades económicas que enfrenta Argentina para sostener un alto crecimiento económico y reducir más la pobreza".

El Gobierno argentino no ha autorizado, hasta la fecha, la publicación del informe realizado por una misión del FMI ni el resumen al que alude Rato, lo que ha llevado al director gerente a hacer pública la situación, una manera de presionar a favor de que vea la luz. El informe admite los progresos de la política macroeconómica, los avances fiscales y el control de la inflación. No obstante, discrepa con la actuación sobre el tipo de cambio (compras de dólares por el Banco Central para mantener la paridad) y recomienda un superávit fiscal primario (antes del pago de intereses de la deuda) del 4,5% (el Gobierno ha admitido hasta ahora un 3%). También desliza alguna crítica sobre la utilización política de la renegociación de la deuda con los acreedores privados por parte de Kirchner. Su Gobierno estima que las negociaciones con el FMI son un aspecto políticamente muy explosivo, a cuatro meses de las elecciones legislativas, y desea presentar un escenario para no ver dañada su imagen ante las exigencias del FMI.

Rato, sensible a esta situación, añade: "Creo que [el intercambio de opiniones en el consejo] también aporta los principales elementos de política que podrían formar la base del programa que apoyaría el FMI. También entiendo que las autoridades argentinas aprobarán pronto del informe sobre la situación, que aporta el punto de vista del equipo del Fondo sobre las perspectivas económicas de Argentina".

Rato difundió ayer su comunicado después de que el director ejecutivo de Argentina en el Fondo, Héctor Torres, le solicitara a principios de esta semana la apertura formal de las negociaciones para reestructurar la deuda con el FMI como parte de un nuevo programa económico de asistencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de junio de 2005.

Lo más visto en...

Top 50