Castro rechaza la ayuda humanitaria de la UE por su apoyo a EE UU

Las tensiones entre Cuba y la Unión Europea vuelven a estar a la orden del día. Pocos días después de que el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, criticase con dureza a los Veinticinco por copatrocinar una resolución estadounidense de condena a la isla en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU (CDHNU), ha sido el propio Fidel Castro el encargado de demostrar lo mal que andan las relaciones y lo difícil que será superar los desencuentros.

"Hemos renunciado a la ayuda humanitaria y vamos a seguir renunciando a la ayuda humanitaria. No la necesitamos, quien necesita un poquito de ayuda humanitaria son ellos", dijo Castro el domingo, tras votar en unos comicios municipales.

"Cuanto más se desprestigia Europa, más fuerte es la posición de Cuba y más generosos podemos ser con Europa", dijo el mandatario, quien en junio de 2003 renunció a la ayuda humanitaria de la UE. Aquella decisión fue una respuesta a las sanciones diplomáticas adoptadas días antes por Bruselas en represalia al encarcelamiento de 75 disidentes y la ejecución de tres secuestradores. Después de año y medio de crisis, la UE y Cuba acababan de iniciar un proceso de acercamiento político y diálogo constructivo, que ha hecho aguas antes de comenzar.

Confrontación

Según La Habana, al votar junto a EE UU en la Comisión de Derechos Humanos, la UE ha elegido el camino de la confrontación en vez del diálogo con Cuba. Y en una hábil maniobra diplomática, ha invitado a los Veinticinco a copatrocinar ahora una resolución cubana sobre la situación de los detenidos en la base estadounidense de Guantánamo. Ya la UE ha dejado caer a Cuba que no contará con su apoyo, a lo que Castro ha respondido irónicamente: "Era pensar demasiado bien y demasiado honorablemente de la comunidad europea" que apoyaría un proyecto que sólo pide realizar una investigación imparcial sobre los supuestos casos de torturas y violaciones de derechos humanos en la base naval de EE UU de Guantánamo.

Según Castro, la UE "no es una sola cosa, y hay países presionando (...) se han metido todos los ex satélites y ahora están girando en la órbita del imperio, no son leales a la Comunidad Europea". Y enfatizó el líder comunista lo que ha dicho muchas veces: "Cuba no necesita el perdón de la UE ni de nadie".

Por otro lado, la votación de Ginebra también ha abierto una nueva crisis de Cuba con México. Castro acusó el domingo al Gobierno de Vicente Fox de haber traicionado el compromiso contraído con la isla para abstenerse en la CDHNU, a cambio de lograr el apoyo de EE UU a la candidatura del canciller mexicano, Luis Ernesto Derbez, a la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Castro llegó a afirmar que Derbez debía retirar su candidatura a la OEA y le señaló como el aspirante de EE UU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de abril de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50