Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ LUIS PÉREZ RÁEZ | Alcalde de Leganés | EL HOSPITAL DE LEGANÉS

"Los vecinos mantienen su confianza en los médicos"

José Luis Pérez Ráez es alcalde de Leganés (178.000 habitantes) desde 1991. Nacido en la localidad hace 57 años, critica el "brutal, irresponsable e incomprensible" ataque de la Consejería de Sanidad al hospital de Leganés.

Pregunta. La crisis en el hospital cumple un mes. ¿Cómo ha afectado esto a la ciudad?

Respuesta. Ha provocado inquietud en los ciudadanos. Muchos vecinos de Leganés han nacido o se han curado de sus enfermedades en el hospital. Es natural que se sientan inquietos al ver cómo el máximo responsable del hospital, que es el consejero Manuel Lamela, cuestiona de una forma tan brutal la actuación de los médicos. Pero esto ha tenido un lado positivo. La reacción de apoyo de miles de vecinos a los trabajadores del hospital, como pudo verse en la manifestación.

"Los enfermos que van al Severo Ochoa ven al hospital sumido en un ambiente de crisis"

"Sanidad ha lanzado acusaciones gravísimas contra los facultativos del hospital "

P. ¿Cómo valora la actuación de Lamela?

R. Ha sido irresponsable hasta lo incomprensible. No se puede poner en duda de esta forma a los médicos que durante años han atendido a los vecinos a pesar de una escasez de medios acuciante. ¿Dónde estaba Sanidad cuando reclamábamos más médicos o más camas? En ninguna parte. Pero cuando ha tenido que actuar en contra de los médicos, lo ha hecho de forma muy dura, precipitada y sin ninguna precaución.

P. ¿Puede verse afectada la relación entre el hospital y los vecinos por la crisis?

R. Confío en que no, sobre todo después de ver la reacción de los vecinos. Sanidad ha lanzado acusaciones gravísimas contra los médicos, pero los vecinos afortunadamente no han perdido la confianza en ellos. Estoy seguro de que seguirá siendo así. Imagínese lo grave que sería que el enfermo, que se pone en manos del médico con la confianza de que le devuelva la salud, dude de los tratamientos que le apliquen. O al revés, que un enfermo sumido en el dolor le pida al médico cuidados paliativos y que éste le responda que no puede, que tiene que pedir permiso al juez. No olvidemos lo más importante en todo esto: el derecho a la salud, a sufrir lo menos posible y a morir con dignidad de los vecinos.

P. ¿Se nota la crisis en la vida diaria?

R. Ha tenido un impacto en la ciudad, porque es un tema que ha causado gran alarma social y se habla mucho de ello. Pero lo que más me preocupan son los vecinos que cada mañana van al Severo Ochoa porque están enfermos o van a visitar a algún ser querido, y ven a los trabajadores inquietos y al hospital sumido en un ambiente de crisis. Me preocupa cómo esto puede afectar a los ciudadanos.

P. ¿Y a los trabajadores?

R. También me preocupa. Durante años los trabajadores del Severo Ochoa han cuidado de la salud de los vecinos con trabajo, esfuerzo y dedicación. Es justo y necesario que ahora los ciudadanos les arropen y me alegra ver la forma en que están haciéndolo.

P. ¿Cree que esta crisis puede esconder algo?

R. No lo sé. Algunos dicen que el PP nos está preparando para dar mayor peso al sector privado en el Plan Regional de Cuidados Paliativos, que está en diseño. No me atrevo a decirlo, pero que el Gobierno regional tenga claro que lucharemos para que nuestro hospital tenga una unidad de cuidados paliativos digna de este nombre, y no como la de ahora, que sólo tiene cuatro camas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de abril de 2005