Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Los palestinos y los israelíes son idiotas", asegura Gaddafi

El líder libio, Muammar el Gaddafi, desplegó ayer sus dotes histriónicas para poner un toque de esperpento en la clausura de una organización que desprecia abiertamente por la incapacidad decisoria que él se encarga de potenciar con sus continuos desplantes. Apelando a su decanato, ya que está en el poder desde 1967, Gaddafi se situó al margen de todo consenso, al declarar igualmente "idiotas" a palestinos e israelíes, desvincular al terrorismo de la pobreza y tachar de "terrorista" al Consejo de Seguridad de la ONU.

"No puedo reconocer ni al Estado palestino ni al Estado israelí. No te enfades, Abu Mazen, pero los palestinos son idiotas y los israelíes son idiotas", dijo el coronel libio, dirigiéndose al presidente de la Autoridad Nacional Palestina durante la sesión final de la cumbre. Gaddafi justificó esta posición, porque es uno de los pocos convencidos, quizás el único, de que la solución del conflicto israelo-palestino pasa por la integración de las dos comunidades en un solo Estado.

Tampoco pareció bastarle el llamamiento final de la cumbre para que se elabore "una definición clara de terrorismo", que evite "la amalgama de este último con el derecho de los pueblos a luchar contra el colonialismo". Gaddafi consideró necesario puntualizar que "el terrorismo no sólo nace de la pobreza", con este argumento: "Nos dicen que la miseria es el origen del terrorismo, pero Bin Laden es un multimillonario".

"Dicen por ahí que el terrorismo se forjó porque en los países árabes no existe la democracia, pero se olvida que los terroristas no siembran la muerte para reivindicar esa democracia, sino porque la consideran importada de Occidente y contraria al islam", añadió.

Desprecio y arbitrariedad

Para Gaddafi, "es el tratamiento que Occidente reserva a los países en vías de desarrollo el que muchas veces provoca el terrorismo". "Yo comparto el sentimiento de esos terroristas, sé lo que sienten cuando se enfrentan al desprecio y a la arbitrariedad, con la única diferencia de que nosotros lo hacemos de manera pacífica", concluyó.

El apoyo de la Liga Árabe a la candidatura de Egipto para uno de los nuevos puestos permanentes en el Consejo de Seguridad de la ONU, le dio pie para otro chascarrillo: "Es un consejo terrorista, no un consejo de seguridad; una organización terrorista. ¿Por qué habríamos de ampliarlo?".

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, le escuchaba con gesto grave, lo que le dio pie a Gaddafi para provocar hasta el final: "Hemos transformado esta cumbre en un tribunal internacional, con lo que está claro que demostramos así nuestro rechazo a todo tipo de racismo", comentó. Los delegados rieron las gracias de Gaddafi e incluso le aplaudieron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de marzo de 2005