Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CITA EN MADRID | La clausura

Zapatero: "No podemos aspirar a la paz y la seguridad en un mar de injusticias universales"

El presidente del Gobierno denuncia "hipocresía" en torno al tráfico de armas y explosivos

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, abordó ayer ampliamente el análisis de "las condiciones que posibilitan el apoyo a la estrategia del terror", al dirigirse a la Conferencia de Madrid con un discurso en el que aportó una decena de ideas para "un plan de acción común" en torno al esfuerzo integrador de la ONU. "No podemos aspirar a la paz y a la seguridad en un mar de injusticias universales", dijo, en contraste con la insistencia de su predecesor, José María Aznar, en considerar el análisis de las causas, al menos, como una pérdida de tiempo.

"La pobreza extrema, la exclusión social, la falta de educación, los Estados fallidos, todos ellos son factores que abonan un terreno fértil para el sostén del terrorismo", dijo el presidente, tras afirmar: "No hay causa alguna que justifique el terrorismo. Digámoslo alto y claro. En el terror sólo hay infamia y barbarie. En el terror no hay política, en el terror no hay ideología. En el terror no hay resistencia, en el terror no hay lucha. En el terror sólo hay vacío, el vacío de lo inútil, porque el terror nunca consigue sus objetivos".

"Propiciemos más democracia en el mundo, con la presión política, la razón y la paciencia", fue la primera propuesta de acción planteada por el presidente, desde una distancia calculada de quienes proponen la guerra como medio para extender las libertades. "La democracia es la derrota del terrorismo", dijo también, y recordó "la lección del pueblo español" que, tres días después de los atentados del 11-M, "llenaron las urnas; nos enseñaron el camino para la derrota del terrorismo: la democracia, la fuerza de los valores".

"Fortalezcamos Naciones Unidas, el multilateralismo y la legalidad internacional", reza la segunda propuesta, que desarrolló en dos puntos concretos. La comunidad internacional debe concluir cuanto antes la Convención contra el terrorismo nuclear y la Convención global contra el terrorismo, dijo, "adoptando una definición general y compartida del fenómeno", que al término de esta conferencia sigue siendo un objetivo lejano. Por otro lado, propuso que, en el contexto del reforzamiento del marco institucional de la ONU, se creen dos fondos internacionales: uno para ayudar a los Estados más pobres que no pueden financiar sus obligaciones en la lucha antiterrorista, y otro para compensar económicamente a las víctimas, que "sufren en su carne un ataque dirigido contra la sociedad en su conjunto". "Por ello les debemos un compromiso permanente de recuerdo, reconocimiento y solidaridad", añadió.

"Cumplamos los objetivos del milenio para la erradicación de la pobreza y la miseria", señala el tercer postulado, ligado a la Alianza contra el Hambre que Brasil, España y Francia promueven a fin de lograr la meta de terminar en 2010 con la pobreza en el mundo, fijada por la Asamblea General el primer año del nuevo siglo.

"Defendamos el principio de resolución pacífica de los conflictos", es la cuarta idea, que precede a la de "pongamos en marcha una Alianza de Civilizaciones". Ante un nutrido público de expertos y políticos, Zapatero se extendió ayer en la exposición de esta iniciativa suya que consideró "consolidada" en el marco de la ONU, tras el apoyo explícito expresado el martes por el secretario general, Kofi Annan.

La Alianza es necesaria para que el terrorismo no sea erróneamente vinculado con ninguna religión o cultura, dijo ayer Zapatero, para no caer en "un grave error que sólo conduce a la incomprensión entre culturas". "La incomprensión es la antesala de la separación, la separación abre la tentación al odio, y el odio es la puerta de la violencia", prosiguió el presidente.

El Grupo de Alto Nivel que el secretario general estudia crear para impulsar este proyecto debe tener un mandato "claro y preciso, abarcando el estudio de los factores que han generado la fractura internacional y formulando propuestas concretas mediante las cuales las Naciones Unidas puedan aportar soluciones eficaces a la situación creada".

"Un armazón moral"

"Incrementemos nuestra seguridad compartiendo modelos judiciales, policías cooperadoras y servicios de inteligencia con lealtad entre los países", es otra idea destacada por Zapatero por encima del mero empleo de la fuerza militar, desde la convicción de que "la lucha contra el terrorismo nos exige desarrollar un armazón moral, intelectual, jurídico y policial que fortalezca la legitimidad de nuestros esfuerzos".

Una última propuesta planteada por el presidente en su discurso en la cumbre fue la de perseguir "sin descanso, dentro y fuera de nuestras fronteras, el tráfico y el comercio ilegal de armamentos y explosivos que son utilizados para sembrar el terror y para imponer la fuerza al margen del derecho".

"Señoras y señores: desterrar la hipocresía es capital para obtener la victoria en la lucha contra el terror", proclamó Zapatero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de marzo de 2005