Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salgado rechaza que Cataluña dispense marihuana en farmacias

Sanidad pide más ensayos para generalizar las terapias con heroína

El plan de la Generalitat catalana de dispensar cápsulas de marihuana se limitará a cuatro hospitales, afirmó ayer la ministra de Sanidad, Elena Salgado. Esta restricción limita el anuncio del 31 de enero de la consejera catalana de Salud, Marina Geli, quien dijo que en el proyecto iban a participar además 60 farmacias. Salgado también rechazó ampliar la entrega controlada de heroína hasta que haya más estudios.

"Lo que hemos convenido [Geli y el Ministerio de Sanidad] es que durante la primera fase se dispense la marihuana en farmacias hospitalarias", afirmó Salgado. El objetivo es aumentar el control del proyecto. Este estudio está orientado a comprobar el efecto del cannabis como analgésico, estimulante del apetito y calmante de náuseas de 1.500 pacientes con dolores nerviosos, sida, cáncer y esclerosis múltiple. Ello no quiere decir que más adelante la dispensación no "pueda extenderse, si [el plan] da resultados, a farmacias", indicó Salgado. La Generalitat confía en que tras comprobar la viabilidad del ensayo clínico se pueda saltar rápidamente a la segunda fase, informa Ana Pantaleoni.

La ministra también descartó extender la dispensación controlada de heroína a adictos que hayan fracasado con otros tratamientos, como ha pedido la Junta de Andalucía tras el ensayo realizado en Granada. Este trabajo, que ya ha concluido, "no ofrece resultados concluyentes. La muestra es demasiado pequeña para derivar actuaciones que pudieran generalizarse", indicó la ministra durante la presentación de la revisión del Plan de Acción contra las Drogas, en vigor hasta 2008.

Entre los 62 puntos de esta revisión acordados con representantes autonómicos y de los ministerios de Educación, Justicia e Interior figuran "reforzar las actuaciones en el ámbito de la familia" y "aumentar la participación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en las labores preventivas". Ello incluye "incentivar" la actuación "en el último escalón, más cercano a los jóvenes", cerca de centros de ocio y escolares. Salgado apuntó la conveniencia de adelantar hasta los 11 años las campañas de prevención.

El consejero de Sanidad de Madrid, Fernando Lamela (PP), criticó antes de acabar la reunión la revisión del plan, por "falta de consenso y de dotación financiera".

Según Salgado, desde 2000 sólo la lucha contra la heroína arroja resultados. En 2003 vivían en España 120.000 heroinómanos, de los que 88.700 estaban en tratamiento con metadona. Esta cifra representa casi un 41% más que en 1998.

El consumo del resto de drogas aumenta, incluidas las legales. Salgado destacó que mientras que la sociedad ya tiene "claro" el daño del tabaco, la situación "no es la misma" con el alcohol. En Castilla y León y Asturias es legal vender alcohol a menores, dijo Salgado. El Gobierno anunció en julio que lo prohibiría, lo mismo que hizo en 2002 el Ejecutivo del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de marzo de 2005