Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU exige a los países ricos 100.000 millones de euros para ayudar a los pobres

El organismo dice que el porcentaje del PIB para asistencia debería casi duplicarse en 2006

Naciones Unidas presentó ayer un plan que pretende que la reducción de la pobreza a la mitad en todo el mundo, sobre todo en África, sea una realidad en 2015. La propuesta intenta rescatar el Proyecto Milenio, que, aunque se lanzó hace cuatro años, no ha logrado aflojar lo suficiente el bolsillo de las naciones ricas. La ONU dice que la ayuda debe llegar a 135.000 millones de dólares (unos 100.000 millones de euros) en 2006 y subir hasta 195.000 millones en 10 años. Los 22 países más ricos, que hoy donan el 0,25% del PIB, deberían casi duplicar la ayuda (0,44%) en 2006.

Más de 1.000 millones de personas intentan sobrevivir en el mundo con menos de un dólar al día, 2.700 millones lo hacen con dos dólares y 840 millones se van a la cama con hambre, de los que 300 millones son niños. Por no dejar de mencionar los 1.000 millones que no tienen acceso a agua potable, los 11 millones de niños que mueren cada año por malaria, diarrea o neumonía, o los seis millones que fallecen por malnutrición.

Para dar un vuelco a este drama, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, presentó ayer, junto al ex presidente mexicano Ernesto Zedillo, una hoja de ruta elaborada sobre la base del llamado Proyecto Milenio, que marca los pasos a seguir para acabar con la pobreza, el hambre, las enfermedades y la marginación social. El objetivo es lograr reducir la pobreza a la mitad en 2015 y "mejorar radicalmente" las vidas de 1.000 millones de personas.

Seguridad y paz

El director del proyecto, el economista Jeffrey Sachs, quien durante los últimos tres años ha encabezado el trabajo de 265 expertos, dejó claro que el informe -compuesto por 13 volúmenes- "no es un trabajo teórico, sino un plan práctico para coordinar las acciones de los países ricos y pobres". "El éxito es indispensable para la paz y la seguridad mundial", señaló Zedillo. Annan, por su parte, reiteró que el objetivo del Milenio "no es una utopía".

Hasta ahora no había una estrategia precisa frente a este reto, a pesar de que la ONU lleve dos décadas debatiendo sobre la cuestión. Annan reconoció que se están haciendo progresos. Pero puso en evidencia que siguen existiendo grandes disparidades. Por eso explicó que "las estrategias servirán para ayudar a los que se han quedado atrás". África subsahariana está considerada el "epicentro" de la crisis, mientras que en Asia es donde se han registrado los mayores progresos.

"Todavía estamos a tiempo para para poner fin a la extrema pobreza en nuestra generación", remachó Sachs. Para hacer frente a este reto, señala el informe, se necesitaría incrementar la inversión pública en los países pobres hasta los 80 dólares de renta per cápita en 2006 y de ahí a 160 dólares para 2015. En los países de renta media, la idea es que sean ellos mismos los que financien las inversiones, aunque con una ayuda desde el exterior bajo la forma del alivio de la deuda y de la asistencia técnica.

Pero en los países pobres los recursos propios no son suficientes. El grupo de expertos pide a los países más industrializados que relancen la promesa de contribuir con el 0,7% del PIB a ayudar a los países en vías de desarrollo. "Ahora", explica, "las 22 naciones más ricas del planeta sólo dedican [a ello] un 0,25% de su PIB". Y aunque se mantiene el compromiso de la cumbre de Monterrey, se asegura que los objetivos del Milenio se pueden alcanzar incrementando la ayuda hasta el 0,44% del PIB en 2006 y al 0,54% para 2015.

En términos absolutos se recomienda un desembolso por parte de los países ricos de 135.000 millones de dólares para 2006 (48.000 millones más que los ya comprometidos). Esta cifra debería llegar a 195.000 millones en 2015. "Es una quinta parte del presupuesto militar anual (900.000 millones) y el incremento equivale a medio punto del PIB combinado de los países ricos", aclara el documento.

Además, se propone una redefinición del concepto de "sostenibilidad de la deuda" por otra fórmula que haría referencia a "un nivel consistente con el logro de los objetivos del Milenio". El informe insiste en que debe mantenerse el 0,7% a partir de 2015 para que los países extremadamente pobres sigan recibiendo fondos externos y la pobreza pueda ser "sustancialmente eliminada" en 2025.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de enero de 2005