Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Cervantes y el Llull promoverán juntos la lengua y la cultura catalanas en el exterior

El director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina, y la consejera de Cultura catalana, Caterina Mieras, firmaron ayer en Barcelona un convenio de colaboración por el que promoverán conjuntamente la lengua y la cultura catalanas en el exterior. El Institut Ramon Llull (IRL) podrá utilizar los 42 centros del Cervantes y también su Centro Virtual Cervantes.

"El Cervantes es la casa de todos, lo pagamos todos y lo debemos utilizar todos. La firma de este acuerdo supone poner orden en algo que debió hacerse antes. El instituto seguirá enseñando la lengua común española e hispanoamericana, pero también y con intensidad difundirá las otras lenguas y culturas del Estado. "El Cervantes no es excluyente, sino incluyente. Fue Cervantes quien dijo que cada uno debe hablar la lengua que mamó de su madre. Estamos protegidos por uno de nuestros más grandes escritores", afirmó Molina.

El convenio, suscrito por dos años prorrogables, comporta la enseñanza del catalán en todos los centros del Cervantes y la realización de actividades en toda la red organizadas sólo por el IRL o conjuntamente con el Cervantes. "En alguna de esas actividades podemos colaborar incluso con dinero", dijo Molina.

"Por primera vez en la historia reciente, la proyección de la cultura catalana gozará de los recursos y de la red del Cervantes, lo que permitirá multiplicar su presencia en el exterior", señaló Mieras, que explicó que ambas instituciones han iniciado una "forma diferente de entenderse". "Es una relación no de subvención, sino de colaboración. Es un cambio muy profundo".

El Cervantes ya impartía algunos cursos de catalán, pero "no se publicitaban y se hacía de manera medio oculta", añadió Molina. "A partir de ahora los divulgaremos y los publicitaremos. Como ya dije recientemente, en la inauguración de la sede de Budapest, el Cervantes enseñará todas las lenguas oficiales del Estado".

El dinero de Piqué

De los famosos 2,4 millones de euros que Josep Piqué prometió al IRL cuando era ministro de Asuntos Exteriores no quedó "nada firmado", dijo ayer Mieras. "Se intentó una subvención, pero sólo hubo eso, intentos", dijo Mieras.

Xavier Folch, director del Institut Ramon Llull en Cataluña, afirmó que "el convenio de colaboración no sólo es un paso positivo, sino que es un gesto de normalidad. Un gesto previsible desde que el Gobierno de Zapatero nombró a César Antonio Molina, del que ya conocíamos su trayectoria en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. En su discurso de toma de posesión asumió la promoción de todas las lenguas de España".

Una comisión integrada por tres miembros del Cervantes y otros tres del IRL hará un seguimiento del "cumplimiento y alcance de los acuerdos". El convenio es abierto y revisable. "Podemos hacer lo que queramos y decidamos conjuntamente", afirmó Molina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de septiembre de 2004