Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación anuncia ayudas para potenciar al profesor investigador en la universidad

Los becarios predoctorales cotizarán a la Seguridad Social antes de 2005

El secretario general de Política Científica y Tecnológica, Salvador Barberá, anunció ayer un programa para intensificar la actividad investigadora de los profesores universitarios. Educación y Ciencia se compromete a costear el contrato de nuevos docentes si ello permite a otros profesores titulares dedicar más tiempo a la investigación. Por su parte, el secretario de Estado de Universidades e Investigación, Salvador Ordóñez, anunció que antes de 2005 ya estarán cotizando a la Seguridad Social los más de 10.000 becarios predoctorales que hay en España.

El ministerio, según dijeron ambos altos cargos en la la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, va a poner en marcha una serie de medidas para "atraer, incorporar y retener" a científicos de alto nivel en España e incrementar la "calidad y la cantidad de la investigación". Y añadieron: "No se trata de que los científicos entren por la puerta trasera. Se merecen entrar por la puerta grande". Las principales medidas que enumeraron son las siguientes:

- Profesores investigadores. Con el programa de intensificación de la actividad investigadora en la Universidad, Educación tratará de dar un respaldo económico, por periodos de entre cuatro y seis años, a los centros que decidan ofrecer nuevas plazas de profesorado y así reducir la carga lectiva de los docentes ya contratados, para que éstos puedan investigar. "Hoy las cargas docentes se distribuyen de modo francamente aleatorio. El programa proporcionará a las Universidades los recursos para que los profesores con destacada trayectoria investigadora puedan concentrarse temporalmente en sus tareas de investigación", indicó Barberá.

- Financiación de proyectos. El ministerio se compromete a duplicar en tres años las ayudas para cubrir los gastos adicionales (overheads) que universidades y organismos públicos afrontan al aceptar proyectos de investigación. Este año, Educación pretende incrementar esos fondos en un 25%. "Reconocemos que un investigador en activo genera gastos, porque casi siempre se producen desembolsos adicionales para compra de equipos, o por cuestiones administrativas", indicó Barberá. "Esto no debe ser visto como un lastre por los centros que acogen a los investigadores".

- Vuelta de científicos prestigiosos. Barberá considera de la mayor importancia la vuelta a España de científicos de experiencia reconocida. No pretende imponer un modelo rígido de contratación para todas las comunidades autónomas, sino que financiará las propuestas que sean "competitivas, estén bien orientadas y supongan un compromiso de contratación permanente", precisó. Y citó el caso de la Institución Catalana para la Investigación (ICREA), una fundación privada dirigida hasta abril por el propio Barberá, que en 2003 atrajo a Cataluña a 64 científicos de estas características.

"No se trata de imponer la ICREA española, sino que queremos que las Universidades y las autonomías sean conscientes de que hay muchas fórmulas para incorporar personal, y que el ministerio apoyará las que se ajusten a los criterios de la competitividad y la excelencia", agregó.

- Becarios y seguros sociales. Salvador Ordóñez anunció que antes de 2005 se incorporarán a la Seguridad Social, en las condiciones anunciadas antes del verano, los más de 10.000 becarios que ahora cursan estudios de doctorado o preparan sus tesis en España, tanto en universidades como en los distintos OPI. Además, el ministerio ha homologado la cuantía de las becas de formación de personal universitario (FPU) -que son la mayoría-, a las de formación de personal investigador (FPI), que hasta ahora tenían más dotación. Según Ordóñez, el coste de esta equiparación y el acceso de los becarios a los seguros sociales asciende a "varias decenas de millones de euros".

- Agencia de financiación. Barberá dijo que Educación y Ciencia baraja la creación de una agencia para la financiación de la investigación para "racionalizar los métodos de financiación". Barberá pidió "paciencia y prudencia, porque una agencia así sólo se puede hacer una vez en la vida" y afirmó que el ministerio sigue con atención la propuesta de creación de la Agencia Europea de Investigación, dado que la futura agencia española tendrá que coexistir con ese organismo. "De la evolución y concreción de la agencia europea dependerá, en parte, la elección del mejor modelo para la nuestra", indicó Barberá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 2004