EE UU refuerza al jefe de la CIA y crea otra agencia antiterrorista

George W. Bush firmó ayer cuatro órdenes ejecutivas (decretos ley) por las que se realza el papel del director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), se establece un nuevo centro nacional dedicado a la lucha contra el terrorismo y se facilita la cooperación entre los diferentes organismos de información. En el marco de las críticas que merecieron las actuaciones del espionaje antes del 11-S y de la guerra de Irak, la Casa Blanca quiere lanzar el mensaje de que es sensible a las necesidades de cambio y que las recomendaciones de la comisión del 11-S son atendidas. Las órdenes firmadas por Bush mejorarán "la capacidad para seguir la pista de los terroristas, encontrarles y detenerles", según su portavoz, Scott McClellan.

Más información

La primera orden refuerza de manera provisional la autoridad del responsable de la CIA, que, en la práctica, se convierte en el director de la futura agencia nacional de información que la comisión del 11-S recomendó para coordinar el trabajo de los 15 distintos organismos de espionaje. Mientras la orden está en vigor, la Casa Blanca abrirá un debate con el Congreso, prometió McClellan, sobre el puesto de director de la agencia nacional de información, su poder y sus capacidades presupuestarias. Bush propuso el 10 de agosto al congresista republicano y antiguo agente de la CIA Porter Goss como director de la agencia.

La segunda orden firmada ayer por el presidente creó un Centro Nacional de Contraterrorismo; y las dos últimas establecieron criterios y responsabilidades para que los diferentes organismos compartan información. Sobre el papel, hay un amplio acuerdo en la necesidad de reorganizar la labor de estos organismos y la relación que hay entre ellos, pero hay fuertes divisiones en el Congreso y entre la comunidad del espionaje sobre cómo hacerlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de agosto de 2004.

Lo más visto en...

Top 50