63ª FERIA DEL LIBRO DE MADRID

Narradores de la última tragedia

Varios autores analizan los atentados del 11-M

Han pasado menos de tres meses desde los atentados del 11 de marzo y ya son más de una docena los libros publicados sobre las circunstancias que rodearon el suceso. Tal profusión puede explicarse, en primer lugar, por la necesidad colectiva de narrar y de comprender, de seguir hablando como forma de purgar los fantasmas de una tragedia que sobrecogió a España y al mundo. También resulta patente en varias de las obras recién editadas la necesidad pura y simple de recordar, de conmemorar, y cumplir así con el luto.

Más información

Los libros aparecidos hasta ahora se acercan de distinta forma a los acontecimientos. Unos rinden homenaje a las víctimas o a todas aquellas personas que se aprestaron a ofrecer su colaboración en los momentos más difíciles. Otros se centran en las consecuencias políticas de los atentados: la derrota electoral del Partido Popular o la irrupción de nuevos mecanismos de movilización ciudadana.

El periodista Pablo Torres viajaba en un cercanías justo detrás del tren que estalló llegando a la estación de Atocha. Llevaba con él su herramienta de trabajo: una cámara fotográfica digital recién estrenada. "Esa mañana tenía que cubrir la presentación de un libro y era una buena ocasión para familiarizarme con la cámara, una situación tranquila en la que puedes ir probando todas las opciones del aparato. Al final las cosas salieron por otro lado". Suyas fueron las primeras fotos del horror que se publicaron en la prensa y que dieron la vuelta al mundo. Junto a Francisco Minaya y Pilar Benito, Pablo Torres acaba de publicar 11-M. Homenaje a las víctimas (Martínez Roca), un libro que recoge testimonios de los supervivientes, de los familiares de los fallecidos y de las personas "que arrimaron el hombro" durante aquellos días.

En Héroes inesperados: la otra cara del 11-M (Temas de Hoy), el novelista y director de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Fernando Benzo, reúne más testimonios. También 11-M. Palabras para el recuerdo (Punto de Lectura) recoge distintos relatos de testigos y damnificados. La escritora y directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás, lo presenta hoy a las 19.00 en la Feria del Libro de Madrid junto al actor Juan Diego y Miguel Ángel Oliver, de la cadena SER. En el acto participarán también miembros de la asociación Vecinos y Amigos de El Pozo del Tío Raimundo. Todos los beneficios que genere el libro se destinarán a los afectados por la agresión terrorista.

11-M, 14-M. Onda expansiva, de la periodista de TVE Rosa María Artal, es quizá el libro que más atención presta a las repercusiones que tuvieron los atentados en la prensa extranjera y en la opinión pública mundial. El periodista y profesor Pepe Rodríguez organiza la información minuto a minuto en 11-M. Mentira de Estado. Los tres días que acabaron con Aznar. Comienza a las 7.39 de la mañana del día de los atentados y termina a las 21.15 del día 13, cuando Mariano Rajoy interviene "a la desesperada" en televisión amenazando a los manifestantes que se concentran frente a las sedes de su partido en distintas ciudades de todo el país. El libro relata con detalle las circunstancias que rodearon el mensaje institucional del Rey. Juan Carlos I se negó a aparecer en televisión hasta que el ministro Acebes no informara del hallazgo de la furgoneta de los islamistas, primera pista que conducía a Al Qaeda.

En ¡Pásalo! Los cuatro días de marzo que cambiaron un país, Carlos E. Cué, redactor de EL PAÍS, cuenta, entre otras cosas, cómo se gestó la concentración del sábado 13 de marzo frente a la sede del PP en la calle Génova. Presenta información apenas divulgada hasta ahora: la persona que escribió el mensaje y el círculo de amigos que se encargó de difundirlo en un primer momento no están vinculados, ni siquiera remotamente, al PSOE. Son, eso sí, activistas de diferentes movimientos sociales y organizaciones políticas con años de trabajo a sus espaldas. Gente que no se ha perdido apenas ninguna manifestación contra el Partido Popular en los últimos dos años.

También se llama Pásalo (Debolsillo) el libro del escritor y periodista Guillem Martínez, en el que elabora una crítica ácida y burlona de los años del "aznarismo". El propio autor advierte de que su obra es un "libelo" voluntariamente "dogmático".

Orientación opuesta tiene Días de infamia: del 11-M al 14-M (Libroslibres), del subdirector de la revista Época Enrique de Diego. La obra sostiene que "los terroristas tenían como objetivo desalojar al Partido Popular del poder para forzar un cambio en la política exterior" y que fueron ellos, por tanto, los grandes vencedores de las elecciones generales. Los sucesos de los días posteriores al atentado ponen en entredicho, según el autor, "el sentido de la democracia".

Así pues, victoria del terrorismo o victoria de la verdad y de la democracia. Sea como fuere, estos libros se han escrito con el propósito de que estuvieran listos para la Feria del Libro. Pueden encontrarse ya en las casetas del parque del Retiro, muy cerca del sitio donde descansarán para siempre los 190 árboles que componen el Bosque de los Ausentes y que antes estuvieron en la glorieta de Atocha.

Imagen de la Feria del Libro en el paseo de Coches del Retiro. 

/ MIGUEL GENER
Imagen de la Feria del Libro en el paseo de Coches del Retiro. / MIGUEL GENER

Todo empezó antes

"El declive del Partido Popular está intentando explicarse en virtud casi exclusiva de lo que sucedió el 11-M, y eso creo que es un error". Son palabras de Pablo Ordaz, periodista de EL PAÍS y autor de Voto de castigo. El despertar de la conciencia ciudadana y la derrota del PP (Debate). El libro es un análisis de los últimos cuatro años de presidencia de Aznar, y describe tanto la deriva hacia la soledad y la soberbia del líder del PP como la reacción indignada de gran parte de la sociedad. Según Ordaz, tras ganar las elecciones por mayoría absoluta, el PP puso en práctica un "manual de comportamiento" para hacer frente a todas las crisis. "Ese libro de estilo se repite, casi de forma mimética, ante todos los problemas. El primer rasgo es la negación de la evidencia. Otro rasgo es la distribución, sirviéndose de su gran poder mediático, de otros datos distintos a los reales". La estrategia, añade Ordaz, se completa con "la persecución del discrepante", incluyendo a los familiares de los soldados muertos en el accidente del Yak-42. El libro comienza el jueves 5 de septiembre de 2002, cuando la hija de Aznar se casa en una boda "casi de Estado". Ése fue, según algunos de sus compañeros de partido, "el día que al jefe se le fue la olla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 07 de junio de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50