Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La recuperación editorial marca la clausura de la Feria de Buenos Aires

Los números abruman. Más de un 1,2 millones de personas visitaron la Feria del Libro de Buenos Aires, que cerró anoche sus puertas al público después de tres semanas de intensa actividad. Se estima que las ventas aumentaron un 30% reespecto al pasado año. A veinte años de su muerte, el escritor argentino Julio Cortázar se convirtió en el autor más consultado. Su novela Rayuela fue una de las más pedidas y vendidas, aunque los editores coinciden en señalar que "no se puede señalar a un libro en particular como el éxito de la feria".

La recuperación del mercado editorial se acerca ya a los niveles de producción que la industria tenía hacia finales de la década del noventa, antes de que se produjera el derrumbe económico del país a fines de 2001. El responsable de la editorial Galerna y presidente de la Cámara Argentina del Libro, Hugo Levín, observa que "por la devaluación del peso, el libro argentino es hoy más barato que el editado en España, y tenemos que aprovechar la oportunidad. El público lector sigue estando ahí, es lo que demuestra la feria. Mejora un poco la economía y la gente se acerca masivamente".

Ayer, la feria se despidió con la presentación de Cien cepilladas antes de dormir, de la italiana Melissa Panarello; La belleza del mundo, la nueva novela del argentino Héctor Tizón, y Unión mística. El camino sufí, de Osho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de mayo de 2004