Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ACCIDENTE EN BARCELONA

Un emblema del modernismo

El hospital de Sant Pau, en Barcelona, no es un edificio, sino una serie de edificios que forman una gran ciudad hospitalaria, con sus propias calles, algunas de más de 50 metros de anchura. El inmenso complejo se empezó a construir en 1901 y se acabó en 1930 en un solar de 13,5 hectáreras, equivalentes a 13 campos de fútbol.

Construido bajo la batuta del arquitecto Lluís Domènech i Montaner, a este centro hospitalario se le considera uno de los monumentos más importantes del modernismo, como la casa Batlló, la casa Milà o el Palau de la Música, todos en Barcelona. Lo mismo que las construcciones modernistas realizadas por el también arquitecto Antoni Gaudí en Comillas (Santander). El arquitecto murió en 1923 y no vio acabado todo el proyecto.

El arquitecto se decantó por construir un sistema de túneles para conectar el complejo, explica su bisnieto y también arquitecto, Lluís Domènech en un libro sobre su antepasado. Este sistema de túneles permite que los enfermos no tengan que salir a la calle si llueve o hace frio, explica una publicación del ayuntamiento barcelonés sobre la ruta modernista.

Los primeros edificios del hospital tienen un siglo de vida

. El pabellón de la Mercè, que se desplomó ayer, fue proyectado en 1909. El dinero para construir el hospital salió de un testamento: el del banquero Pau Gil, que legó fondos por valor de 3,1 millones de pesetas de las de entonces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de abril de 2004