Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO DE ORIENTE PRÓXIMO

EE UU justifica a Sharon pero no aprobó el asesinato de Rantisi

Rice asegura que Bush no autorizó la muerte del líder palestino

"Naturalmente que el presidente Bush no dio luz verde a Ariel Sharon para matar a Rantisi", dijo ayer la consejera de Seguridad del presidente al referirse al apoyo que el miércoles dio Bush al plan de retirada unilateral de Israel de Gaza y el mantenimiento de asentamientos en Cisjordania. Condoleezza Rice reiteró el punto de vista de EE UU -"el derecho de Israel a defenderse"-, pero advirtió de las posibles consecuencias.

"Hemos dicho muchas veces a los israelíes que, a la vez que entendemos y apoyamos su derecho a defenderse, es extremadamente importante que tengan en cuenta las consecuencias de cualquier cosa que hagan", afirmó Rice. En declaraciones a la cadena de televisión ABC, Rice añadió: "El momento no ayuda nada, porque acabamos de hacer un esfuerzo para recuperar la Hoja de Ruta y para poner en marcha el plan de retirada de Gaza". El sábado, la Casa Blanca no quiso condenar la acción, pero su portavoz, Scott McClellan, se movió en la misma línea que Rice y dijo que "EE UU tiene una gran preocupación por la paz regional y la estabilidad". Al tiempo que hacía un enésimo llamamiento "a todas las partes para que actúen con la máxima contención en estos momentos", McClellan subrayó: "Estados Unidos urge con la máxima energía a Israel a que considere cuidadosamente las consecuencias de sus actos".

The New York Times cita a un alto funcionario que dice que la Administración recibió "con sorpresa y consternación" la noticia y que EE UU "en absoluto" lo supo o lo autorizó, por mucho que apoye el derecho de Israel a defenderse.

Por su parte, el candidato demócrata a la presidencia, John Kerry, no se desmarcó de esta línea y coincidió en respaldar el derecho de Israel a la seguridad. Kerry, en declaraciones a la NBC -en las que condenó sin paliativos la política de la Casa Blanca sobre Irak-, apoyó sin embargo el respaldo de Bush al plan del primer ministro israelí de salir de Gaza y mantener asentamientos en Cisjordania.

Dos altos funcionarios de la Administración que se reunieron el viernes con un grupo de corresponsales europeos insistieron en que el plan de Sharon supone "una oportunidad que hay que aprovechar" y lamentaron "los prejuicios de algunas élites europeas" contra el primer ministro israelí. Ambos aseguraron que se puede volver a la Hoja de Ruta "si los palestinos combaten el terrorismo" y que, "si hay una Gaza bien gobernada, empezarían a poner en pie la mitad de un Estado palestino". Ni los atentados suicidas ni las represalias, en su opinión, "frenarán el abandono de Gaza por parte de Israel". Además, reiteraron que EE UU no va a negociar con Yasir Arafat, al que consideraron "un dirigente fracasado" que "no ha hecho nada para controlar el terrorismo e imponer la ley y el orden en los territorios palestinos", pero añadieron que el Gobierno de Bush cree que "matarle sería un factor muy negativo para todo Oriente Próximo, y EE UU está absolutamente en contra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de abril de 2004