Arnalte estudia la represión del franquismo contra los homosexuales

El periodista Arturo Arnalte (Valencia, 1955) ha reunido en Redada de violetas. La represión de los homosexuales durante el franquismo (La Esfera de los Libros) el testimonio de una serie de personas represaliadas por su condición sexual en la España de Franco, además de trazar una historia de la comunidad gay desde la II República. La Ley de Peligrosidad Social pretendía defender a los españoles contra determinadas conductas individuales que suponían un peligro para la sociedad. Esta ley, que sustituyó a la antigua de Vagos y Maleantes, fue uno de los instrumentos de los que se dotó el franquismo para perseguir a los homosexuales.

El espíritu de la reforma legal partía de una hipótesis: la homosexualidad era una enfermedad que podía ser curada. "Además de los aspectos políticos y judiciales, otros elementos fomentaron la represión contra los homosexuales. Entre ellos, la opinión de los médicos", explica Arnalte.

Terapias, experimentos psiquiátricos, palizas en las comisarías, humillaciones públicas y reclusiones en cárceles especializadas o en colonias penitenciarias -como la que dirigió con mano de hierro el sacerdote castrense Prudencio F. en Fuenteventura- fueron algunas de las "soluciones".

La intolerancia estatal coleó hasta los primeros años de la transición. "El miedo se rompió en Barcelona. En esta ciudad nació el primer movimiento homosexual y se organizó la primera manifestación del Orgullo Gay. El libro, ampliamente documentado, incluye varias fotografías como las que ilustraban la ficha policial del dibujante Nazario, en las que el artista catalán aparece irreverentemente disfrazado de Salomé tras su detención junto al pintor Ocaña por escándalo público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 05 de marzo de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50