Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ICOM confecciona una 'lista roja' sobre los bienes culturales en peligro

La organización alerta sobre el tráfico ilícito de piezas de Latinoamérica

El Consejo Internacional de Museos (ICOM), una organización no gubernamental asociada a la Unesco, presentó ayer en el Museo de América, de Madrid, la lista roja de bienes culturales latinoamericanos en peligro, donde figuran 25 ejemplos de categorías de piezas precolombinas y coloniales que son saqueadas y colocadas en el mercado ilegal de antigüedades. La lista se puede consultar en http: //icom.museum/redlist.

El ICOM, creado en 1946, con 18.000 miembros activos de 140 países, ha publicado desde 2001 una lista roja de objetos arqueológicos africanos en peligro y otra de emergencia de antigüedades iraquíes en peligro, para luchar contra el saqueo de los museos y sitios arqueológicos durante la guerra. Un grupo de 60 profesionales de museos y del patrimonio, americanos y europeos, ha elaborado la lista roja de objetos precolombinos y coloniales que corren riesgo de ser expoliados. Con esta medida se intenta evitar el saqueo de yacimientos y robos en museos y edificios religiosos en América Latina.

"Es una situación alarmante", afirmó Luis Repetto, presidente de la organización regional del ICOM para América Latina y el Caribe, durante la presentación de la lista roja. "El tráfico ilegal de arte se sitúa detrás del narcotráfico y sirve como lavado de dinero", declaró. Propuso una vuelta a la ética en tiempos de "corrupción y poca moral", y como ejemplo de las dificultades para salvar el patrimonio cultural se refirió a los inventarios de los bienes de la Iglesia y a los privilegios del mundo diplomático, cuyos cargos deberían realizar una declaración jurada a la entrada y salida de su estancia en el país.

El secretario general del ICOM, Manus Brinkman, señaló que la difusión de la lista roja, no exhaustiva, de las categorías de los objetos precolombinos y coloniales en mayor peligro intenta crear conciencia para no adquirir los objetos saqueados y robados, pinturas religiosas y objetos litúrgicos con mayor frecuencia. Además de la publicación de 100 objetos desaparecidos, en la lista roja aparecen las categorías de objetos que están en peligro, con las fotos y textos donde se describen sus características y la legislación actual en cada país, así como los convenios internacionales sobre el tráfico ilícito, sobre todo el de la Unesco de 1970 y la Convención Unidroit de 1995. "Las listas son útiles, como se ha demostrado con las de África e Irak, para que los museos, policías, aduanas y salas de subastas puedan identificar y documentar los objetos que han sido expoliados y como herramienta de lucha contra las bandas y tráfico ilegal. También es útil el código deontológico internacional para los marchantes de bienes culturales". La directora del Museo de América propuso realizar inventarios de colecciones americanas en Europa y de los museos con colecciones americanas.

"La lucha contra el tráfico ilegal de objetos de arte es una labor de todos", aseguró Luis Lafuente, subdirector general de Protección del Patrimonio Histórico, al referirse al mercado del arte en España y su legislación, que calificó de "moderna". Se refirió al inventario general de bienes muebles y la campaña de catalogación de bienes de la Iglesia, los controles en excavaciones, el registro de anticuarios y las salas de subastas. "España ha pasado de ser objeto de expolio a receptor y destino de otros países, sobre todo de Iberoamérica".

Saqueo masivo

Sobre los cambios en España también se refirió Ramón Fernández Gallego, inspector jefe de la Brigada de Patrimonio Histórico del Cuerpo Nacional de Policía, desde "el saqueo masivo de los años sesenta y setenta" al descenso actual "en número y calidad" de los objetos. También se modifican los lugares de robos, de las iglesias y masías a los domicilios y galerías de arte.

La labor preventiva con bases de datos fue destacada por Antonio Cortés, comandante de la Guardia Civil, y el control en las aduanas, por María Dolores Gómez de Salazar. El director general de Bellas Artes, Joaquín Puig de la Bellacasa, dijo que el Gobierno apoya la lucha contra los tráficos ilícitos, "que suponen la destrucción de la memoria de los pueblos que han creado los bienes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de enero de 2004