Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el filósofo Norberto Bobbio

Norberto Bobbio, el gran filósofo italiano, murió ayer en Turín a los 94 años. Durante su larga vida fue uno de los pensadores más sensibles a los cambios históricos que padeció el siglo XX, y su obra refleja la lucidez y la valentía con que analizó los movimientos políticos de una época convulsa. Fueron, sin embargo, sus trabajos jurídicos los que le dieron fama por el rigor y la profundidad de sus aportaciones. Catedrático de Filosofía del Derecho, su obra académica sigue siendo un referente indiscutible. Apasionado defensor de la democracia, su postura antifascista le causó problemas: fue encarcelado en 1943. Su Autobiografía, llena de ironía, resume la trayectoria de un hombre que defendió por igual la justicia y la libertad.

Norberto Bobbio, uno de los pensadores italianos más influyentes del siglo XX, falleció ayer en Turín, donde se hallaba ingresado en un centro hospitalario desde el pasado 27 de diciembre, tras haber sufrido un proceso agudo de insuficiencia respiratoria. Bobbio había nacido en Turín el 18 de octubre de 1909, era senador vitalicio y profesor emérito de la Universidad de Turín, donde fue catedrático de Filosofía del Derecho y de Filosofía Política entre 1948 y 1979, año en el que se jubiló.

La obra de Bobbio se ha situado siempre a medio camino entre el pensamiento estrictamente filosófico y el jurídico-político. Empezó estudiando el ámbito legal y sus fundamentos filosóficos. Y fruto de estas primeras investigaciones son obras como La filosofía del decadentismo (1994), Ciencia del Derecho y análisis del lenguaje (1950) y Teoría de la ciencia jurídica (1950).

Entre los autores que influyeron de forma notable en su obra están Hans Kelsen, Benedetto Croce, Max Weber, Carl Schmitt y Thomas Hobbes, al que dedicó una de sus obras más conocidas: De Marx a Hobbes (1965).

La obra de Bobbio llegó pronto a los lectores españoles. En 1949 se publicó la traducción de El existencialismo. Un ensayo de interpretación (Fondo de Cultura Económica), un texto que, pese a su brevedad, aborda tantas cuestiones que va más allá de lo que el título sugiere. Bobbio mantuvo una prolongada relación epistolar con Carl Schmitt, un potente pensador católico alemán, postergado y apartado de la docencia tras la derrota del nazismo.

Norberto Bobbio hilvanó su actividad docente y de ensayista con una actitud claramente antifascista que le llevó a la cárcel en 1943, cuando era profesor en Padua. Antes había estado en las universidades de Camerino y Siena. Cuando este diario le encargó un artículo conmemorativo del nacimiento de Thomas Hobbes, su respuesta fue muy clara: "Enviaré un artículo sobre el estado de naturaleza, que es ahora el Líbano", dijo. Y así lo hizo, mostrando cómo el gran valor de los autores clásicos es arrojar luz y capacidad de comprensión sobre el presente.

Tras la Segunda Guerra Mundial y hasta anteayer mismo, Bobbio mantuvo una presencia pública constante, participando en las polémicas políticas italianas e internacionales. Su pensamiento ha sido definido como "liberal-socialista", porque defiende la preeminencia del individuo frente a los aparatos del Estado. Sus simpatías estuvieron, en general, con el Partido Socialista Italiano, al que perteneció en diversos momentos de su vida. No obstante, en 1992 fueron los ex comunistas del Partido Democrático de la Izquierda quienes propusieron su nombre como presidente de la República, cargo que finalmente recayó en Oscar Luigi Scalfaro. Se definía a sí mismo como heredero del pensamiento ilustrado y defensor de los derechos humanos. Y entre los valores propagados por la Ilustración consideraba que hay dos que no pueden darse de forma separada: la justicia y la libertad. Al mismo tiempo defendía que la democracia no se agota en el mero parlamentarismo. En 1985 fue investido doctor honoris causa por la Universidad Complutense de Madrid y en 1990 recibió el Premio Pablo Iglesias que otorgan varias organizaciones socialistas madrileñas.

Su obra ha ido ganando prestigio con el tiempo y en los últimos años sus libros han sido traducido al castellano de forma casi simultánea a su aparición en Italia. Así, han visto la luz Elogio de la templanza (Temas de Hoy, 1997), La duda y la elección: intelectuales y poder en la sociedad contemporánea (Paidós,

1997), De senectute (Taurus, 1997), Estado, gobierno, sociedad (Plaza & Janés, 1987), El positivismo jurídico (Debate, 1993), El futuro de la democracia (Planeta De Agostini, 1985), Thomas Hobbes (Plaza & Janés, 1991) y Derecha e Izquierda (Taurus, 1995). En el año 2002 aparecieron las traducciones de Diálogo en torno a la República (Tusquets) y Teoría general de la política (Trotta).

En 1998 apareció casi simultáneamente en Italia y España su Autobiografía (Taurus), escrita en colaboración con el periodista de La Stampa Alberto Papuzzi. Son los años en los que Bobbio manifiesta ya preocupaciones relacionadas directamente con los conflictos supranacionales, al tiempo que reflexiona sobre el papel del desarrollo tecnológico en la convivencia. Un asunto lanzado a la palestra por el pensamiento existencialista al que dedicó sus primeros trabajos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de enero de 2004