3.000 actos lúdico-culturales quieren hacer del Xacobeo 2004 una "fiesta interminable"

La Xunta pretende paliar el 'efecto Prestige' y convertir el peregrinaje en un sector estratégico

El Xacobeo 2004 quiere ser una "fiesta interminable" y dar la vuelta al efecto Prestige. El chapapote es "prehistoria" (Fraga dixit) y lo verdaderamente histórico acontecerá este año. Unos 3.000 actos lúdico-culturales desafían las resistencias de todos los públicos que se quieren captar para batir una marca, diez millones de peregrinos, y situar Galicia en la primera división del turismo mundial. El evento se acompañará de remozamientos en el patrimonio cultural y de la creación y mejora de infraestructuras y servicios. El PSdeG-PSOE ofrece colaboración y denuncia el sectarismo del PP "por apropiarse de lo que es de todos", mientras que el BNG barrunta una nueva edición del "despilfarro, amiguismo y mal gusto".

Años jacobeos son los que el 25 de julio, festividad del apóstol Santiago, cae en domingo. Las peregrinaciones por la ruta jacobea, que en realidad son muchas, aunque el Camino Francés da la marca, comenzaron en el siglo X, según el calendario católico. Desde mucho antes se cruzaba Europa por la fascinación de acercarse y contemplar el finis terrae. Así que algo de espectáculo, cultura y negocio debió de alentar siempre por esa ruta. Pero lo de ahora es reciente.

Xerardo Estévez, a la sazón alcalde socialista de Santiago de Compostela, fue quizás el primero en otear la pieza. No sólo por motivos religiosos viaja el hombre, se dijo. Hay también un amplio segmento de turismo cultural, en sentido estricto o en sus variables más festivas, y en Galicia caben casi todas y alguna más. Fraga asumió como propia la idea del alcalde compostelano -turismo cultural, espectáculos, creación de infraestructuras- y no reparó en gastos para el primer lanzamiento, el Xacobeo 93, que nació a rebufo de los acontecimientos de 1992 en Sevilla y Barcelona, pero que también dio su campanada. Después fue año jacobeo 1999, con igual tónica.

Los objetivos, entonces como ahora, apuntan a reforzar la imagen del Camino de Santiago como un itinerario único en el mundo. Está en la base de los elementos constitutivos de la identidad europea, tema a su vez tan de actualidad. Ha sido declarado Primer Itinerario Cultural Europeo, en 1987, y Patrimonio de la Humanidad en España (1993) y Francia (1998). La proyección nacional e internacional de sus virtudes culturales y de la cultura en general componen un referente básico de la celebración.

Exposiciones

A este apartado corresponden las exposiciones promocionales Sentimientos del Camino y Camino de Santiago. Luz y vida, que recorren desde hace meses diversas ciudades europeas, así como la referencial Luces de peregrinación, en el Museo Arqueológico Nacional, y diez muestras del mismo contenido jacobeo que abrirán a lo largo del año en Compostela y otras ciudades gallegas.

Otras exposiciones de contenido próximo llevan a La Ribeira Sacra, esencia de espiritualidad de Galicia, o a En olor de santidad: los relicarios de Galicia. Galitzia en Galicia quiere ser un guiño afectuoso al Papa, buscando las concomitancias de su cuna polaca con la homónima española. Y de ahí se salta a otras sobre la cultura de Galicia, la Galicia digital, la exaltación de las artes o 7.000 años de arte persa. La más prometedora, con todo, es la dedicada al movimiento impresionista, para la que se recluta obra por toda Europa. Pero no basta.

Luego está "la gran juerga", en palabras del consejero de Cultura, Comunicación Social y Turismo de la Xunta, Xesús Pérez Varela. Música, espectáculos, jarana para borrar la ingrata y negra memoria del Prestige y las jaranas opositoras de Nunca Máis y, con todo, situar el turismo como sector estratégico básico de la economía local. Este año llegarán a Galicia diez millones de visitantes, según sus expectativas, y más de cinco millones en cada uno de los siguientes, "tantos como a Egipto", afirma Pérez Varela, que confía en ganar ese reto por las ayudas, en este orden, "del Apóstol, que siempre echa una mano; de Manuel Fraga, que tiene un sentido especial para estas cosas, y de un equipo excepcional, por su experiencia y dedicación".

La calidad de las dotaciones "se va a notar mucho más este año", afirma el consejero de Cultura. Este departamento invierte 30 millones de euros en la promoción del año santo. Todas las consejerías de la Xunta dedican al evento partidas especiales. En el volumen global de gasto, el 60% lo afrontarán patrocinadores, y el 40% restante será dinero público, que tendrá efectos directos sobre la recuperación patrimonial y cultural, según el consejero, que apunta un movimiento económico final de 3.600 millones de euros. Para que, en definitiva, Galicia se consagre al servicio del turismo "cultural, ecológico y lúdico". Y religioso, "como Lourdes o Fátima", dice Pérez Varela, que cuantifica esa partida en año santo entre el 13% y el 17% del total.

"Podremos ser, efectivamente, espectadores de una gran afluencia, pero sin mayores efectos para el país", considera Anxo Quintana, portavoz nacional del BNG. El PSdeG-PSOE se muestra más proclive a la colaboración por ser "un proyecto de país y de Estado", dice el secretario de Organización, Antón Louro, que acusa a la Xunta de usarlo "de modo sectario y propagandístico".

Del chapapote a la fiesta

"Estará la crème de la crème mundial. Un solo festival de los nuestros vale por todo Benicàssim", se ufana Xesús Pérez Varela, consejero de Cultura de la Xunta de Galicia. En tres noches centrales del verano, David Bowie y Jane"s Addiction encabezan un cartel; otro, Massive Attack y Chemical Brothers; el tercero, Bob Dylan, Lenny Kravitz y Brian Adams. Pero los organizadores aún negocian los contratos con Van Morrison, Paul McCartney, Mike Oldfield, Sting, Eros Ramazzotti, Luciano Pavarotti, Alejandro Sanz, y todo se cifra en que "se pongan a tiro".

Nadie dará más que el Xacobeo: Conciertos del Nuevo Milenio (10, con las figuras más relevantes del pop-rock internacional), Conciertos en los Caminos (23, con artistas gallegos, todos los consagrados), El Xacobeo con los jóvenes (12, de grupos emergentes asociados en la Tri Bus Band, para hacer un revival del pop-rock gallego de los últimos 25 años). Más teatro, música culta y danza, hasta 1.100 actividades, 350 congresos, simposios y jornadas, 110 eventos deportivos..., y todo, sobre las 155.000 fiestas locales que se celebran en Galicia cualquier verano.

"Una gran juerga", resume Pérez Varela, "una interminable fiesta a lo largo del año que comienza ahora". No teme la competencia del Fòrum de Barcelona, "porque es complementario", y quiere aprovechar el tirón de la Eurocopa en Portugal "como algo que también puede ser nuestro". "Los Juegos Olímpicos de Atenas quizás nos afecten más", señala. Pero Galicia, añade, se siente especialmente estimada en España, "como demostró el movimiento solidario por el Prestige. Ahora queremos llamar a esa misma gente a la fiesta, a la celebración".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de enero de 2004.

Lo más visto en...

Top 50