Pinochet descalifica al juez Garzón en una entrevista y desata una ola de críticas en Chile

El ex dictador Augusto Pinochet provocó una guerra verbal después que el diario La Tercera reprodujera el domingo pasajes de una entrevista que le hiciera el historiador estadounidense James Whelan, hace dos años y medio, en febrero de 2001. Sus descalificaciones a los ex presidentes Patricio Aylwin (1990-1994) y Eduardo Frei (1994-2000) y las críticas al juez que lo procesó, Juan Guzmán, que recibieron duras respuestas, fueron el único protagonismo que Pinochet logró durante estos días en que Chile ha recordado a las víctimas del golpe de Estado de 1973.

Con la confianza de una conversación grabada por alguien que escribió un elogioso libro sobre la dictadura y hoy trabaja en una biografía del ex dictador, Pinochet le dijo a Whelan, que Aylwin es "el peor presidente que ha tenido Chile, (...) un desgraciado". Con respecto a Frei fue lapidario: es "inofensivo, (...) no hablaba". No le dolió que no lo visitara cuando estuvo detenido en Londres, porque "cuando un chiquillo es tonto y hace una maldad, yo no le pego". Del juez español Baltazor Garzón dijo que "no tenía muchos medios cuando era joven, y eso lo volvió muy ambicioso".

Más información

Las declaraciones de Pinochet son las primeras que se le conocen desde que fuera procesado y después sobreseído por demencia senil. Sin perder su calma habitual, Aylwin dijo estar "asombrado" y las consideró como "un exabrupto de alguien que se rebaja a sí mismo". Negó haber actuado con "mansedumbre" frente a los militares, recordando que formó la comisión para investigar las violaciones a los derechos humanos, pese a la oposición de éstos. Guzmán se limitó a responder que ha dado pruebas de ser "un juez bastante independiente", para replicar la alusión del ex dictador sobre que su esposa, de nacionalidad francesa, es socialista.

El portavoz del Gobierno, el ministro Francisco Vidal, salió en defensa de Aylwin y Frei, recordando que ambos hicieron "un gran aporte al país" y que los dichos de Pinochet no representan a la mayoría de los chilenos. Las andanadas más fuertes fueron del oficialismo. El senador socialista Carlos Ominami consideró al ex dictador como "un personaje patético", mientras su colega democristiano Jorge Pizarro lo calificó como "un mediocre" que llegó al poder gracias a otros, se engolosinó y se transformó en un "dictadorcillo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de septiembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50