Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

J. K. Rowling, Príncipe de Asturias de la Concordia

El jurado premia a la autora de 'Harry Potter' por promover la imaginación como fuente de libertad

La escritora británica Joanne Kathleen Rowling, creadora del personaje Harry Potter, todo un fenómeno internacional en la literatura infantil y juvenil, obtuvo ayer el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia por promover "la imaginación como fuente de libertad". La autora, que lleva vendidos más de 200 millones de ejemplares en 50 idiomas de los cinco libros de la serie, se declaró "fascinada" por el galardón, dotado con 50.000 euros y una escultura de Joan Miró, y anunció que viajará el mes próximo a Oviedo para recogerlo de manos del príncipe Felipe. El de la Concordia ha sido el último en fallarse de los ocho galardones que anualmente concede la Fundación Príncipe de Asturias.

Harry Potter y sus amigos Hermione y Ron, el particular colegio de Hogwarts, los partidos de quidditch, ese mundo extraño que habitan los seres normales y los que conocen los secretos de la magia y en el que se desencadenan las peripecias más disparatadas: los hallazgos literarios de Joanne Kathleen Rowling (Chipping Sodbury, Bristol, Inglaterra, 1965), en definitiva, han llamado la atención del jurado de los Príncipe de Asturias de este año, que ha decidido que su autora sea la merecedora del Premio de la Concordia. Integrado por una treintena de políticos, empresarios y financieros partícipes del patronato de la Fundación Príncipe de Asturias, el jurado ha valorado de su obra el que haya trascendido "el ámbito literario para convertirse en vínculo de unión entre continentes y generaciones", y que haya promovido "la imaginación como fuente de libertad al servicio del bien y de la cooperación y la solidaridad".

MÁS INFORMACIÓN

Mientras los lectores en lengua española esperan la traducción de Harry Potter y la Orden del Fénix, la quinta entrega de la serie, que Salamandra tiene previsto editar la próxima primavera, la candidatura de Rowling, una de las 38 que concurrieron a la distinción, fue propuesta por el director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, Andrés Amorós, y por la catedrática de Literatura Española de la Universidad de Barcelona Rosa Navarro.

La Fundación Príncipe de Asturias considera que la escritora no sólo es la creadora de "un fenómeno sociológico y humano sin precedentes en la cultura de nuestro tiempo", sino que su obra tiene una gran "trascendencia social" en tanto que el éxito de sus libros entre la infancia ha logrado que "niños de etnias y culturas de todo el mundo hayan descubierto la bondad de la lectura", que es, a su vez, fomento de "la imaginación y la creatividad".

A juicio de la fundación, la obra literaria de J. K. Rowling es portadora, además, de "valores humanos tan esenciales como el discernimiento entre el bien y el mal" y "la importancia de la cooperación y la solidaridad para superar los problemas y obstáculos del vivir", todo lo cual es acicate de "entendimiento" y "concordia".

Estos valores fueron enfatizados por el presidente del jurado, Vicente Álvarez Areces, presidente socialista de Asturias. A su juicio, "los poderes de ese mundo mágico", Rowling los pone "al servicio de valores de cooperación y solidaridad que la juventud hace suyos y que, por tanto, van a intervenir en la configuración de una concordia y un entendimiento en un mundo tan convulso como el nuestro".

Tres circunstancias biográficas de la autora contribuyeron también a apreciar su candidatura: la situación de "absoluta precariedad" con la que abordó la creación de su primer volumen -que pudo concluir merced a una beca del Consejo Escocés de las Artes, lo que se interpreta como "ejemplo valeroso de lucha contra la adversidad"-; que haya destinado los beneficios de dos de sus libros -no pertenecientes a la serie de Potter- a diferentes asociaciones de caridad y que haya sido impulsora de un proyecto para incentivar y promover la lectura entre los niños.

El presidente de la Fundación Príncipe de Asturias, José Ramón Álvarez Rendueles, explicó que "en sus 23 años de existencia la fundación ha ido progresando y evolucionando, y este premio, que quizá pudo haber sido revolucionario hace unos años, ahora nos ha parecido que era el momento de inscribir en nuestra nómina de galardonados a una personalidad que se lo merece".

La escritora difundió ayer un comunicado en el que expresó que se siente "emocionada, honrada y fascinada" por el premio, y anunció su decisión de acudir a finales de octubre a Oviedo para recoger el galardón. En esta ciudad coincidirá con el resto de los distinguidos este año con los Príncipe de Asturias: Ryszard Kapuscinski y Gustavo Gutiérrez (Comunicación y Humanidades), Susan Sontag y Fátima Mernissi (Letras); Jürgen Habermas (Ciencias Sociales); Jane Goodall (Investigación Científica y Técnica); Miquel Barceló (Artes); Luiz Inácio Lula da Silva (Cooperación Internacional) y, en Deportes, el Tour, que este año ha celebrado su centenario.

Rowling publicó el primer volumen de la serie, Harry Potter y la piedra filosofal, en 1997 -a finales de diciembre, Salamandra publicará la versión audio de este título-. Luego aparecieron otros cuatro (Harry Potter y la cámara secreta, Harry Potter y el prisionero de Azkaban, Harry Potter y el cáliz de fuego y Harry Potter y la Orden del Fénix). Las dos primeras entregas han sido llevadas al cine y Alfonso Cuarón rueda actualmente la tercera, que se estrenará el año que viene.

El Premio de la Concordia está destinado a galardonar "a aquella persona, grupo de trabajo o institución cuya labor haya contribuido de forma ejemplar y relevante a la fraternidad entre los hombres, a la lucha contra la injusticia, la pobreza, la enfermedad o la ignorancia, a la defensa de la libertad, haya abierto nuevos horizontes al conocimiento o se haya destacado en la conservación y protección del patrimonio de la humanidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2003