Cuba acusa a Aznar de ser el responsable de las tensiones entre La Habana y la UE

El Gobierno cubano convoca a un millón de personas frente a las Embajadas de España e Italia

El Gobierno de Fidel Castro colocó ayer oficialmente al Ejecutivo de José María Aznar en la lista de sus peores enemigos, junto a Estados Unidos. Según el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, "el Gobierno español ha estado financiando a los grupos anexionistas y mercenarios" que EE UU "trata de organizar" dentro de la isla con el fin de subvertir el orden interno. Roque acusó a Aznar de hacer el trabajo sucio de Washington dentro de la Unión Europea y lo consideró "el principal responsable" de la escalada de tensiones entre La Habana y Bruselas.

Más información

Las autoridades cubanas han convocado para las 7.30 de hoy —las 13.30 hora peninsular española— una manifestación de repudio de un millón de personas frente a las embajadas de España e Italia, país este último que suspendió el mes pasado sus programas de cooperación con la isla.

"El señor Aznar, obsesionado con el castigo a Cuba y convertido en aliado menor del Gobierno imperial yanqui, ha sido el principal responsable de que la UE no haya elaborado un enfoque independiente y objetivo hacia Cuba", dijo el canciller cubano al leer una declaración transmitida en directo por televisión. Roque se remontó a 1996, cuando el Gobierno español promovió en la UE la adopción de una "Posición Común", que condicionó las relaciones de los Quince con Cuba a la evolución de la situación de los derechos humanos y de la democracia en la isla.

A juicio de Roque, las sanciones políticas adoptadas la semana pasada por la UE en represalia al encarcelamiento de 75 disidentes cubanos y el fusilamiento de tres secuestradores de una lancha de pasajeros, son de cierto modo fruto de esa política de Aznar.

"Cuba sólo tiene sentimientos de amistad y respeto por los pueblos europeos, pero no puede permitir que sus Gobiernos, arrastrados tras el compromiso del presidente del Gobierno español con los grupos terroristas de origen cubano que operan en Miami y con el Gobierno de Bush, se presten a colaborar con la creación en Cuba de grupos mercenarios que actúen al servicio de los esfuerzos yanquis por destruir a la revolución cubana y anexar nuestro país a Estados Unidos", dijo Roque.

[La ministra de Exteriores, Ana Palacio, señaló ayer que el Gobierno español no quiere incrementar la tensión entre ambos países. "La vinculación de los españoles con Cuba es muy profunda", dijo la ministra, "es un asunto de largo recorrido, y queremos mantener esa relación. Palacio añadió que "España es solidaria con una posición europea alcanzada por consenso", informa Sandro Pozzi].

El ministro cubano dijo que el Centro Cultural Español en la Habana, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, "ha mantenido un programa de actividades no relacionadas con su función original, en abierto desafío a las leyes y las instituciones cubanas, y en flagrante violación de la letra del acuerdo que le dio origen". Roque anunció que en los próximos días su Gobierno adoptará "las medidas pertinentes para convertir ese centro en una institución que realmente cumpla con el noble propósito de difundir la cultura española en nuestro país". Fuentes diplomáticas no descartaron que estas medidas puedan suponer incluso el cierre del centro.

Aludiendo a la decisión europea de invitar a los disidentes a las embajadas, Roque advirtió a los opositores y a los diplomáticos europeos de que su Gobierno no permitirá "provocaciones ni chantajes". "Los mercenarios que intenten convertir a las embajadas europeas en La Habana en centros de conspiración contra la Revolución deben saber que el pueblo cubano sabrá exigir que se apliquen con rigor nuestras leyes", dijo.

A los embajadores les advirtió que si se prestan "a la labor subversiva contra Cuba" estarán violando la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas y serán "responsables" de las consecuencias que puedan traer "las medidas que Cuba adopte para defender su soberanía".

Poco después de darse a conocer la declaración de Roque, la televisión convocaba a una multitudinaria manifestación "como primera respuesta" a la "bochornosa y traicionera posición de la UE contra Cuba, en abierta complicidad con la escalada agresiva del Gobierno de Estados Unidos".

El ministro de Relaciones de Cuba, Felipe Pérez Roque, durante la conferencia de prensa en La Habana.
El ministro de Relaciones de Cuba, Felipe Pérez Roque, durante la conferencia de prensa en La Habana.AFP

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 11 de junio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50