El número de turistas que visitan Pekín cae un 60% a causa de la neumonía

El miedo a la epidemia deja hoteles, restaurantes y monumentos en estado semidesértico

China comienza a hacer balance económico de la neumonía atípica. El número de turistas extranjeros cayó un 60% el mes pasado en Pekín respecto al mismo periodo de 2002. Sólo 116.000 personas se alojaron en la capital. A la ausencia extranjera, se suma la de los ciudadanos chinos, ya que el Gobierno ha prohibido los viajes de grupos organizados entre provincias. Resultado: un índice de ocupación que en muchos hoteles -aquellos que no han cerrado- ronda el 10%, monumentos como el Palacio de Verano desiertos y restaurantes a la espera de clientes que no llegan.

Más información

Hoteles y restaurantes, dos de los mejores termómetros de la actividad turística y económica de una ciudad, presentan en Pekín un aspecto desolador. En el vestíbulo del International Hotel, de cinco estrellas, situado en Jianguomennei, la avenida que corta de este a oeste la capital, sólo hay un vigilante. Un poco más adelante, en otro establecimiento, cuatro empleados se aburren en la recepción sin nadie a quien atender. La imagen se repite por toda la ciudad. Según la Cámara de Comercio municipal, los ingresos del negocio de restauración se han desplomado un 70% desde principios de mayo.

Y lo mismo ocurre en los restaurantes, corazón de la vida social china. Como en el local en el que trabaja Qi Dong Tao, quien ha pasado de cocinero a vocero. Plantado delante de la puerta, intenta convencer a los pocos paseantes de que entren a degustar el pato pequinés. Sin mucho éxito.

Su establecimiento comparte entrada con otro de comida rápida llamado "Mr. Lee, el rey de los fideos con ternera de California". Mr. Lee, situado en la planta baja, ha cerrado. En el comedor, se apilan cientos de sillas sobre las mesas y una docena de empleados juega a las cartas. Sobre sus cabezas ronronea un televisor. Un fuerte olor a desinfectante flota en la sala.

La situación en Zheng Yan Lou, el restaurante donde Qi, de 30 años, es el chef, en el segundo piso, no presenta mejor aspecto. Pese a que está abierto, sólo tres mesas están ocupadas.

Para aliviar la situación, el Gobierno ha anunciado que va a eliminar o reducir los impuestos sobre algunos de los sectores más afectados por la neumonía, como hostelería, taxis y transporte aéreo y por carretera. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó no viajar a Guangdong y Hong Kong el 2 de abril; el 23 del mismo mes extendió el aviso a la capital china.

La Organización Mundial de la Salud retiró ayer a Toronto de las zonas con transmisión local. Esto significa que, tras 24 días sin contagios, la OMS considera que el riesgo de contagio en esta ciudad canadiense es nulo. La OMS ha retirado la petición a Canadá de que controle la temperatura a los pasajeros que abandonen Toronto.

Menos contagios

China registró ayer el menor número de infectados en un día desde que el pasado 20 de abril acabó con el secretismo que durante meses había mantenido sobre la neumonía asiática. Ayer anunció 55 casos y cinco fallecidos, lo que sitúa las cifras en 5.124 y 267, respectivamente; 1.811 personas han sido dadas de alta. La totalidad de las víctimas mortales y la mayoría de los contagiados (39) se produjeron en Pekín. Hasta la fecha, han resultado afectadas 2.370 personas y han muerto 139 en la capital china.

Los números respaldan el optimismo que desde hace una semana ha rodeado las declaraciones de las autoridades en torno a la situación en la ciudad, a medida que las cifras se han situado por debajo del centenar. Un optimismo que se ha trasladado en parte a la calle, donde los pequineses están saliendo cada vez más y ha aumentado el tráfico de coches.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido, sin embargo, que no se puede dar por controlada la epidemia, y asegura que faltan datos sobre dónde y cómo se produce la mayoría de las infecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de mayo de 2003.

Lo más visto en...

Top 50