Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

25 artistas internacionales formarán el mayor proyecto de escultura pública

Alcobendas coloca en sus calles piezas de Long, Caro, Kabakov, LeWitt y Balkenhol

El mayor proyecto español de escultura pública tiene desde ayer la referencia de la ciudad madrileña de Alcobendas (100.000 habitantes), que cuenta en sus jardines y calles con piezas de los artistas Anthony Caro, Ilya Kabakov, Sol LeWitt, Richard Long, Stephan Balkenhol, Liam Gillick y Rui Sanches. La iniciativa municipal seguirá en las dos próximas legislaturas, con la participación de unos 25 artistas internacionales, que reflejan los movimientos artísticos de los últimos 30 años, junto con un futuro centro de interpretación sobre el arte contemporáneo.

"Una ciudad con obras de arte en la calle es una ciudad tolerante, abierta, humanizada", declaró el alcalde de Alcobendas, José Caballero (PSOE) en la presentación del proyecto Arte en la ciudad y el posterior recorrido por las siete primeras esculturas ya situadas en diversos lugares urbanos, seleccionados por los propios artistas. Añadió que cada año habrá nuevas intervenciones en una serie de recorridos de arte contemporáneo, en una ciudad que cuenta con una Menina de Manolo Valdés en una rotonda, una colección pública de fotografía y que quiere tener un futuro centro de arte o museo. El alcalde admite que ha mantenido conversaciones con el arquitecto Santiago Calatrava sobre este proyecto.

El director de Arte en la ciudad, el crítico Fernando Francés, director del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga, señala que las esculturas están relacionadas con el territorio artístico, en el sentido de "hacer ciudad como urbanismo y paisaje". "También se trata de vender la sensibilidad de un municipio en la oferta a empresas tecnológicas, con unos planteamientos educativos". Las primeras siete piezas tienen un presupuesto de un millón de euros, con los encargos, realizaciones en empresas cercanas y sus instalaciones.

Francés tuvo en cuenta el proyecto municipal de la ciudad alemana de Munster, que en los últimos 20 años ha reunido un parque de 30 esculturas, cuando se le adjudicó el concurso, aunque hay otras experiencias de escultura urbana en Barcelona y Pontevedra. Francés también ha colocado esculturas de Miquel Navarro, Jaume Plensa, Chema Alvargonzález, José Pedro Croft, Adolfo Schlosser y Juan Asensio en rotondas de Torrelavega (Cantabria) y en Málaga (Navarro, Plensa, Balkenhol y próximas de Tesa y Cragg). Los artistas Ilya Kabakov y Rui Sanches estuvieron ayer en el recorrido de las piezas y Liam Gillick seguirá hoy los trabajos para alzar su cubo de aluminio entre los Juzgados y el Ayuntamiento. Sanches había elegido sus piezas en el parque de Galicia por la cercanía de centros escolares, y Kabakov quiso estar en la fuente árabe del Jardín de la Vega para escuchar la música en su conjunto de pianista y musa. El muro serpenteante de LeWitt se extiende por el paseo de Valdelasfuentes, mientras que Caro y Long comparten el parque de Andalucía (con cámaras de vigilancia ante los primeros grafitti) y la figura de Balkenhol observa desde un pedestal el tráfico del bulevar Salvador Allende. Las próximas obras serán de Juan Navarro Baldeweg, Julian Opie y Ettore Spalletti.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de abril de 2003