Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stanford elige Miramón como base europea de un gran programa tecnológico

La colaborción con Stanford abre nuevas expectativas para Miramón en EE UU

La Universidad de Stanford (EE UU), referente mundial en ciencia y tecnología, tiene desde ayer una sede en el edificio central del Parque Tecnológico de Miramón de San Sebastián. La utilizará como base para desarrollar en Europa Media X, un programa de investigación multidisciplinar para desarrollar proyectos de tecnología informática interactiva que hagan más fácil el acercamiento ciudadano a las nuevas tecnologías. "Es un hito histórico y una oportunidad única la que se abre a partir de ahora", dijo ayer Manuel Cendoya, presidente del Parque Tecnológico donostiarra. No sólo para la universidad californiana, porque también Miramón tiene desde ayer una base de operaciones en sede central de Stanford, que le permitirá intensificar las relaciones con Silicon Valley.

El acuerdo quedó sellado en una comparecencia conjunta protagonizada ayer en San Sebastián por el director ejecutivo del CSLI de Stanford, Keith Devlin, el presidente de la Red de Parques Tecnológicos del País Vasco, Mauri Lazcano, el propio Cendoya y el consejero de Industria, Comercio y Turismo, Josu Jon Imaz.

"Media X es un soporte para la investigación de ideas sobre tecnología interactiva que, en un periodo de entre tres meses y un año, determina qué puede aportar una idea a la industria", en materia de juguetes interactivos, interfaces conversacionales, computación ubícua o lenguaje natural, entre otras cuestiones, según explicó Devlin.

Por eso requerirá de la implicación de expertos en distintos sectores; desde investigadores provenientes del campo de la mecidina, hasta ingenieros, diseñadores, expertos en música, en computación o en procesamiento de lenguaje.

En la práctica, de lo que se trata es de hacer más fácil y natural para los ciudadanos el acceso a las tecnologías en distintos ámbitos. De hecho, Stanford se establece también en Miramón para determinar la forma que tienen los europeos de relacionarse con ellas. "Parece claro que el modo de utilizar las tecnologías es muy distinto en Asia, Europa o Estados Unidos", apunta Cendoya. Y también el de sus empresas.

Para desarrollar este proyecto a escala mundial, la universidad estadounidense ha abierto otra sede en Kioto (Japón) y cuenta con el respaldo de destacadas empresas que aportan importantes sumas de dinero, bien como partícipes -200.000 euros al año en el caso de IBM-, o como miembros afiliados -es el caso de Microsoft o Sony, entre otras-. La elección de San Sebastián como base europea de las operaciones está justificada por dos razones. Primero, porque cuenta con las infraestructuras tecnológicas y de comunicaciones necesarias, según explicó Devlin, pero también porque es un lugar "agradable" y "hospitalario" para atraer a los científicos y académicos que trabajarán en distintos proyectos del programa. "Lo decidimos en 15 minutos, porque supimos que era el lugar ideal para instalar Media X", exageró el representante de Stanford.

La Universidad, cuna de 25 premios Nobel y creadora en 1951 del primer parque tecnológico del mundo, propició la gestación del ya mítico Silicon Valley, donde están instaladas empresas como Hewlet Packard, Yahoo, Google, Netscape o Nike. Ahora, con este proyecto abre nuevas vías para su relación con las empresas europeas y, a su vez, introduce al Parque Tecnológico de Miramón dentro de su entorno y le brinda sus contactos para establecer relaciones con compañías norteamericanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de abril de 2003