Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:MUERE UN GRAN AUTOR Y UN PERSONAJE ÚNICO

Nuestra última tarde

Terenci:

He salido a la terraza para respirar el fresco de la mañana al saber que te has ido. Suenan unas campanas que yo sé que no son para ti, pero su sonido me suena a despedida definitiva; quizás son mis campanas que te despiden.

Qué raro se siente uno.

Nos mentimos hace tan poco tiempo... sabiendo los dos que nos mentíamos: L'harem es una exposición que tenemos que ir a ver, te mentí, y los dos sabíamos que no la verías, que ya no quedaba tiempo para exposiciones, que casi no te quedaba tiempo para nada... excepto para escribir... El teclado te daba más aire que el oxígeno que llevabas incorporado, ¡cuatro horas de aire tecleado aquella mañana! Y por la tarde, entre tú y yo, unas risas, sinceras, y muy pocos recuerdos, sólo los imprescindibles para otras risas. Risas suaves, las que tus pulmones te permitían.

Atardecía, quisiste ver el horizonte en tu doble ventana.

Anocheció.

Los dos sabíamos que había sido nuestra última tarde.

Enric Majó es actor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de abril de 2003