"El futuro pasa por un pacto Universidad y Empresa"

El estudio de Ingenio (centro mixto de investigación del CSIC y la Universidad Politécnica de Valencia) que dirige Ignacio Fernández de Lucio -el primero que dibuja el mapa de la investigación biotecnológica en la Comunidad Valenciana- es concluyente respecto al "fracaso" de la gestión política para transferir la investigación e innovación que producen las universidades y OPIs a las pymes valencianas, pese a que el peso regional de la investigación en este área representa el 8,5% de la producción nacional. Esta conclusión contrasta con la profusa campaña oficial, concretamente en la promoción de macrocentros de investigación genómica y biomédica, aún no se han concretado en resoluciones tangibles.

De la evaluación completa del capítulo de Biotecnología del IV Programa Marco europeo 1995-98 (el quinto aún se está evaluando) se desprende, por tanto, que la participación de la Comunidad Valenciana en los programas europeos en el área biosanitaria y agroalimentaria no sólo se ha "estancado", sino que "en términos relativos respecto a otras comunidades experimentó un descenso de 3 puntos respeto al programa anterior". Mientras que en el III Programa Marco la financiación total obtenida fue del 10% del total nacional, en el cuarto la participación valenciana en los fondos europeos obtenidos por España para programas de biotecnología cayó al 7,4%. Con un agravante que hace más "débil el subsistema valenciano de innovación biotecnológica": el grueso de la generación de I+D+I recayó sobre el sector público. "La participación del sector empresarial valenciano es testimonial, únicamente ha ejecutado el 2% de los fondos obtenidos por la Comunidad Valenciana para proyectos de biotecnología", concluye el estudio.

De Lucio, impulsor en 1989 de la Red Otri, afirma que "entre 1993 y el 2003 (periodo que abarca los últimos dos años de gestión socialista y las dos legislaturas del PP) se puede calificar como la década perdida en cuanto a la transferencia tecnológica". "El desarrollo de la Comunidad Valenciana se ha hecho de espaldas a las universidades". Con un balance preocupante: "El cemento se ha impuesto a la producción de bienes de equipo". La mayoría de sectores, incluido el potente sector del calzado o del azulejo, compran la maquinaria fuera de España. En estas condiciones, y en el acelerado escenario de globalización, el mercado asiático (líder en la producción de bienes de equipo a bajo coste) es un factor de riesgo. "El futuro", en su opinión, "pasa por un pacto Universidad-Empresa, que agilice la incorporación de tecnólogos a las pymes valencianas antes del 2006".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de marzo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50