AMENAZA DE GUERRA | La brecha transatlántica

La OTAN se fractura por el conflicto de Irak

Francia, Alemania y Bélgica bloquean la petición de EE UU de apoyo a Turquía frente a Bagdad

Francia, Alemania y Bélgica bloquearon de nuevo la petición estadounidense de emprender planes para una ayuda militar a Turquía por entender que eso perjudicaría el actual proceso de negociación sobre Irak en Naciones Unidas. El Gobierno de Washington calificó de "lamentable" la actitud y les acusó de minar la credibilidad de una organización ya de por sí bastante mermada. El secretario general de la OTAN, el británico George Robertson, que suele ser visceralmente optimista, confesó que el bloqueo puede tener serias consecuencias "para la institución y para los tres que impiden un acuerdo". Turquía pidió la apertura de permanentes consultas con el argumento de que su territorio está "potencialmente amenazado".

Más información
DIARIO DEL CONFLICTO
Fiesta del cordero en tiempos de penuria
La tribu mediática ya está en marcha
Sadam se contradice sobre la aceptación de aviones espía
Irak acepta sin condiciones los vuelos de reconocimiento de aviones espía U2
El terrorista que sabe burlar a los espías
Bombardeo en la zona de exclusión al sur de Irak
¿Irak = Vietnam?
Irak espera que Putin use su derecho de veto en el Consejo de Seguridad
DOS MILLONES DE PEREGRINOS.

"El peor de los escenarios se cumplió y será muy difícil restañar las heridas", confesó uno de los embajadores que participó en la reunión urgente del Consejo Atlántico que convocó lord Robertson media hora después de que franceses y belgas, oficialmente, y alemanes, de modo más ambiguo (su representante estuvo ausente), declararan por escrito que rompían el procedimiento de silencio abierto el jueves sobre el conjunto de medidas de planificación y que vencía a las diez de la mañana de ayer.

"Francia, Bélgica y Alemania reafirman su determinación a cumplir con todas las obligaciones que se derivan del espíritu del Tratado del Atlántico Norte con respecto a todos los aliados, en particular Turquía", indicaron esos tres gobiernos, a quienes Washington acusa de irresponsables. "Una decisión lamentable", dijo el embajador norteamericano, Nicholas Burns, que "mina la credibilidad de la Alianza. La crisis es seria".

"No voy a intentar minimizar la seriedad de la situación", afirmó el secretario general quien por la tarde convocó a los embajadores a otra reunión tras invocar Turquía el artículo 4º del tratado por el que un miembro solicita la apertura de consultas colectivas cuando estima que su territorio está amenazado. No es la primera vez que un país lo formula en contra de lo que ayer dijo Robertson. Fueron precisamente los turcos quienes recurrieron a este dispositivo en vísperas de la guerra del Golfo en 1991.

Robertson decidió convocar otra reunión para hoy a las once de la mañana. "No nos vamos a rendir y vamos a continuar hasta que salga", comentó un alto cargo diplomático que pidió no ser identificado. Ayer tarde, el presidente del comité militar de la Alianza Atlántica, general Harold Kujat, dijo a los embajadores que Turquía tiene motivos para sentirse amenazada. El embajador turco, Ahmet Üzümcü, trató de enfriar por la mañana el caldeado ambiente que se respiró en la sala el pasado jueves entre franceses y norteamericanos e hizo suyo el lema que repite estos días Robertson hasta la saciedad: no hay diferencias en la sustancia, sino en el calendario.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Nadie cuestiona la solidaridad con Turquía y si la amenaza se convierte en realidad, la OTAN auxiliará en bloque a este país conforme al famoso artículo 5º del tratado, que ya fue invocado y activado en el caso de EE UU después del 11-S, recuerdan funcionarios aliados.

Una fuente diplomática francesa explicó la actitud de París en estos términos: "Sería un mal mensaje dar ahora luz verde a una petición de este tipo en un momento crucial del proceso de discusión de la crisis iraquí en Naciones Unidas". "La petición de planes de contingencia está fuera del proceso en la ONU", contestó un funcionario norteamericano.

Francia discrepa con EE UU cuando éstos argumentan que tiene un "carácter técnico" el conjunto de medidas presentadas por el subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz, en diciembre y puesto oficialmente sobre la mesa de la OTAN hace tres semanas.

Con o sin la OTAN, el Pentágono tiene ya decidido acudir en auxilio turco llegado el caso con la presencia de tropas. Lo más paradójico de esta batalla de familia entre los aliados es que países como Holanda ya han anunciado que desplegarán misiles antimisiles Patriot en territorio turco o que la República Checa pondrá a su disposición sus unidades de lucha química y biológica.

En su deseo de que la Alianza tuviera un papel relevante en esta crisis a diferencia de lo sucedido en Afganistán en 2001, el Pentágono expuso en diciembre un listado de propuestas que incluían entre otras cosas el acceso al espacio aéreo de los aliados, el uso de sus bases y puertos militares y el empleo de los aviones de vigilancia AWAC, un papel de la OTAN en la reconstrucción de Irak, así como una protección especial de Turquía con el despliegue de esos aviones, misiles antimisiles Patriot y unos equipos de lucha antiquímica y biológica.

Washington redujo luego esa petición al capítulo turco para así hacer entender a sus socios europeos que de lo que se trataba aquí era de una operación preventiva de defensa y no al revés. Sin embargo, París, Berlín y Bruselas centran ahora todos sus esfuerzos en el éxito diplomático de un posible plan franco-alemán para reforzar la presencia de los inspectores de la ONU.

El secretario general de la OTAN, George Robertson, ayer en el cuartel general de la OTAN.
El secretario general de la OTAN, George Robertson, ayer en el cuartel general de la OTAN.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS