Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oswaldo Payá denuncia la complacencia de Castro ante Guantánamo

El disidente cubano recibe el Premio Sájarov de Derechos Humanos de la Eurocámara

El disidente cubano Oswaldo Payá, que recibió ayer del Parlamento Europeo el Premio Sájarov de los Derechos Humanos, denunció la "complacencia" de Fidel Castro con la base de Guantánamo, en la que EE UU mantiene encarcelados e incomunicados a cientos de presuntos terroristas de Al Qaeda. "Es indignante que se use nuestro territorio con ese fin", dijo Payá. "Bastantes tensiones tenemos ya en Cuba. Los detenidos en Guantánamo, aun suponiendo que sean terroristas, merecen un trato humano y digno; ha sido una sorpresa la complacencia del Gobierno cubano sobre esta situación".

Payá asistió ayer a la emotiva entrega del premio más importante que otorga la Eurocámara. El disidente creyó hasta el último momento que su Gobierno no le permitiría la salida de Cuba. "Que me hayan dado el permiso", explicó, "demuestra que en mi país ni siquiera tenemos ese derecho fundamental de entrar y salir". Payá, de 50 años y que trabaja en la Administración cubana, es el fundador del Movimiento Cristiano Liberación y promotor del Proyecto Varela, que a través de la recogida de firmas reclama un referendo para la democratización del país. El presidente checo Václav Havel le ha propuesto para el Nobel de la Paz.

Payá, que agradeció las gestiones que en su favor han hecho el eurodiputado socialista Miguel Ángel Martínez y el presidente del Gobierno español, José María Aznar, pronunció ante la Eurocámara un discurso cristiano y pacifista que reclama la reconciliación y la ausencia de odio de un sistema cuya estrategia, dijo, se basa en el miedo. "En ese sistema están atrapados incluso personas de mi Gobierno", añadió. "La solución violenta no es solución", clamó, y en ese mismo contexto llamó a Europa a mantener su postura pacífica frente a ataques unilaterales contra Irak porque "la guerra traerá más sufrimiento y más guerra".

El disidente cubano se quejó de la incomprensión que ha habido para con el exilio de su país. "Chile, Uruguay, Paraguay o España tuvieron millones de exiliados. Pero a ningún pueblo oprimido bajo la tiranía se le ha cuestionado tanto el exilio como a Cuba". "Los derechos humanos no tienen color político; tampoco, las dictaduras". De ahí que para Payá llamar al castrismo "sistema socialista" sea una "ofensa al socialismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de diciembre de 2002