Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputan al dueño de El Pozo por estafa y quiebra fraudulenta

Un juzgado de Marchena (Sevilla) ha citado a declarar como imputados a los hermanos José y Tomás Fuertes Fernández, éste último presidente del Grupo Fuertes y de El Pozo Alimentación, en relación con las diligencias abiertas por presunta estafa y quiebra fraudulenta en la compra por parte del citado grupo del matadero de Marchena.

La denuncia, que ha sido admitida a trámite por el juzgado, se dirige también contra Juan Carlos Macías Martín y Juan Macías Domínguez, propietarios de Hermanos Macías García (Hermagasa), la empresa que vendió el matadero a la sociedad Procavi S.L., filial del Grupo Fuertes y creada para gestionar la actividad dedicada a la producción de pavo.

A los cuatro empresarios se atribuyen presuntamente delitos de estafa, apropiación indebida, insolvencia punible, receptación, delito contra los derechos de los trabajadores y contra la Hacienda Pública y Seguridad Social, lo que ha motivado incluso que en las diligencias previas incoadas se haya personado como parte interesada la Abogacía del Estado.

La denuncia fue interpuesta por la Sociedad Cooperativa Agraria Sediproa, que realizaba labores de matanza y despiece de aves, y en la misma se ponen de manifiesto presuntas irregularidades en la venta del matadero de Marchena por parte de Hermagasa a Procavi, por cuanto la primera "liquidó su activo y permaneció en la mayor insolvencia, vendiendo de forma clandestina el matadero" y habiendo "urdido" el impago de los gastos de Seguridad Social y el ingreso de retenciones correspondiente a estos trabajadores.

En este sentido, detalla que en abril pasado Hermagasa despidió unilateralmente a los trabajadores, "apropiándose" del importe de los seguros sociales de los cuatro primeros meses correspondientes a 70 trabajadores, cantidades que no ingresó en la Tesorería de la Seguridad Social, y también hizo lo mismo con las retenciones, el IVA y la facturación desde diciembre a abril. Todo ello supone que el importe presuntamente defraudado ascendería a 150.253,05 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de diciembre de 2002