Argentina pone fin al 'corralito'

Los expertos ven con agrado la liberalización de los depósitos bancarios que, en su opinión, no encarecerá el dólar, pero dudan de su efecto sobre la reactivación de la economía

Los expertos ven con agrado la liberalización de los depósitos bancarios que, en su opinión, no encarecerá el dólar, pero dudan de su efecto sobre la reactivación de la economía

Nueves meses después de lo previsto, y a punto de cumplir un año, el Gobierno de Eduardo Duhalde ha decidido poner fin a la congelación de las cuentas corrientes y de ahorro, conocida como el corralito.

La medida ha sido bien acogida por los analistas porque elimina restricciones y ayuda a generar crédito, pero dudan de su eficacia para reactivar la economía. Los 20.804 millones de pesos (5.795 millones de dólares) que se liberan no son suficientes para ello. Sin embargo, también opinan que el dólar no se encarecerá. Por una parte, las restricciones fiscales y monetarias a la compra de divisas y salida de capitales lo impedirán. Y, por otra, todavía existen opciones de inversión más rentables a corto plazo, como los depósitos.

Pese a todas las dificultades, el sistema bancario argentino se va normalizando. Y mejoran las relaciones del Gobierno con las empresas públicas privatizadas al haber acordado una subida de tarifas. Peor camino lleva el esperado acuerdo con el FMI. El pacto para conseguir ayuda crediticia cada vez está más lejos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS