Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

200.000 vascos sufren molestias por el ruido nocturno de los bares

Los hosteleros achacan todo el problema a las conductas "incívicas"

Los ciudadanos vascos tienen una percepción muy negativa de los bares que abren hasta altas horas de la noche y no cumplen con los horarios de cierre. Para siete de cada diez causan ruidos y molestias. Mientras, un 9% de la población, alrededor de 200.000 vascos, asegura que sufre directamente muchas perturbaciones por vivir cerca de alguno de estos locales. Éstas son algunas de las conclusiones de una encuesta realizada por el Gobierno autónomo el pasado mes de octubre para conocer la opinión de los ciudadanos sobre la actividad hostelera y, en particular, sobre la hora de cierre de estos establecimientos.

Esta encuesta se da a conocer en un momento en el que la sensibilización social hacia los afectados por estas molestias va en aumento. Prueba de ello es la campaña informativa puesta en marcha a mediados de octubre por el Gobierno, con la colaboración de los ayuntamientos y de los vecinos, para hacer cumplir los horarios de cierre nocturno de los bares.

Sin embargo, sus auténticos protagonistas, los hosteleros, se han desmarcado de esta iniciativa porque consideran que les señala como "únicos culpables" de las molestias y del ruido que padecen los vecinos de las zonas más saturadas de bares.

En su opinión, todos los problemas se deben a las conductas "incívicas" que protagonizan algunos ciudadanos mientras se encuentran en la calle y de las que los dueños de los bares no pueden responsabilizarse.

El Gobierno vasco constituyó en mayo una comisión sobre horarios de establecimientos hosteleros y prevé entregar al Parlamento antes de acabar el año una batería de medidas para terminar con los incumplimientos de cierre. Los vecinos de las zonas más afectadas, los cascos viejos de las capitales, por su parte, se han unido en una federación para combatir el ruido.

La encuesta se llevó a cabo entre el 3 y el 20 de octubre pasados con una entrevista individual, con cuestionario estructurado y cerrado. La muestra, dirigida a mayores de 18 años, se distribuyó así: 616 personas en Álava, 1.275 en Vizcaya y 964 en Guipúzcoa, lo que supone un total de 2.855 personas entrevistadas.

El 79% de los encuestados considera que los bares que abren hasta altas horas de la noche aumentan la preocupación de los padres por sus hijos; el 77%, que causan ruidos y molestias, y el 69%, que favorecen el consumo excesivo de alcohol. Por el contrario, un 68% cree que dan ambiente a un pueblo o ciudad, mientras que otro 55% mantiene que estos locales son necesarios para la diversión.

División de opiniones

De los 200.000 ciudadanos que aseguraron sentirse afectados por la actividad de los bares y el incumplimiento de horarios, las principales quejas se dirigen hacia los bares con música y los disco-bares, mientras que los restaurantes son los locales que menos molestias les ocasionan. Las opiniones están más divididas en relación al horario de cierre: un 32% opina que deberían cerrar a la hora que marca la ley; un 25%, que deberían cerrar antes, y un 19%, más tarde. A otro 21% le da igual. Los más partidarios de adelantar el horario de cierre son los vizcaínos y los mayores 45 de años.

El director de Juego y Espectáculos del Gobierno, Alberto Sanz, explica que el hecho de que casi 200.000 personas sufran molestias por la actividad nocturna de los bares fuera del horario legal es "preocupante". "Todos los ciudadanos tienen derecho a descansar y eso no ocurre ahora en algunas zonas. Hay que concienciar de que se puede compatibilizar la diversión con el descanso de los vecinos", recalca. La implicación de los ayuntamientos para que se cumplan los horarios es fundamental, según Sanz. En este sentido, casi la mitad de la población opina que su ayuntamiento se preocupa lo suficiente por hacer cumplir la normativa de cierre, mientras que un 31% dice lo contrario.

El decreto de horarios aprobado por Interior en 1997 marca que en verano los restaurantes pueden abrir hasta las 2.30, los bares especiales hasta las 4.00 y las discotecas hasta las 6.00. En invierno, el cierre se adelanta media hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de noviembre de 2002