Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémico decreto en Navarra

Hosteleros y alcaldes de pequeñas localidades navarras han anunciado que se opondrán a la aplicación de la nueva regulación de cierre de bares y cafeterías de la región. El decreto foral, publicado en el Boletín Oficial de Navarra del 15 de noviembre, puede conducir al cierre a muchos negocios y aumentar el riesgo de accidentes de tráfico entre la población juvenil al fomentar su movilidad, dicen los críticos del nuevo sistema.

De entrada, los locales conocidos como after hours no podrán poner música entre las 3.00 y las 10.00 durante los fines de semana. Pero el punto más controvertido de la nueva normativa es el que obliga a los bares y cafeterías no insonorizados a adelantar el cierre en una hora con respecto al horario actual. Deberán hacerlo a la 1.30 en invierno y a las 2.00 en verano. Para estar abiertos hasta las 3.30 deben inscribirse en la categoría de bares especiales y bares-espectáculo.

La nueva normativa que adelanta el cierre de los bares genera una fuerte controversia

¿Cuál es el problema? Según los afectados, el problema es doble: las fuertes inversiones exigidas para obtener la licencia especial (insonorización completa del local, puertas dobles de acceso, limitación de aforos) y el hecho de que, si se acogen a esa categoría, los bares no pueden abrir antes de las 13.00.

Algunos alcaldes del PSN-PSOE de la Ribera han anunciado su oposición a la aplicación de la norma. "Conociendo las costumbres de ocio de la juventud y si los bares de nuestras localidades cierran tan temprano, los chavales se desplazarán en automóvil a las comunidades vecinas, o hasta Tudela, para seguir divirtiéndose allá", han señalado los alcaldes socialistas de Valtierra y Murchante, Alfonso Mateo y Ignacio López, respectivamente. Otros ediles como los de Cabanillas o Fontellas aseguran que "es una norma pensada para las ciudades, no para los pueblos".

En la misma línea se pronuncia la Asociación Navarra de Pequeñas Empresas de Hostelería (Anapeh), que preparan medidas contra la aplicación del decreto, incluso con una manifestación en Pamplona, la recogida de firmas y un paro general del sector: "El negocio se lo quedarán las ciudades y los riesgos los asumiremos los pueblos".

Multa por beber en la calle

Desde el Gobierno foral se rechazan las críticas y se afirma que se desconoce la letra pequeña del decreto. El director general de Interior, Alfredo González, de UPN, destaca que ninguna comunidad autónoma vecina tiene horarios más flexibles que los ahora aplicados en Navarra, por lo que no habrá desplazamientos. González defiende una norma que protege el derecho vecinal al descanso, mejora las condiciones de actividad del sector y reducirá la inseguridad ciudadana.

El Ejecutivo navarro recuerda que el decreto fue negociado durante dos años y faculta a los alcaldes a conceder licencias para que los bares especiales puedan abrir a las 8.00, aunque no podrán emitir música. Además, en las localidades de menos de 7.500 vecinos donde no haya discoteca se permitirá cerrar los locales a las 2.30.

La nueva normativa establece multas de hasta 610 euros para los bares que permitan a su clientela beber en la calle. Sin excepciones. ¿Y en San Fermín? La portavoz del Gobierno foral, Nuria Iturriagagoitia, reconoció en septiembre, cuando el Ejecutivo aprobó la nueva regulación, que ésta no incluía este supuesto y que las excepciones a la norma sólo afectan al horario de cierre durante las fiestas patronales de cada localidad.

Los bares y cafeterías normales no podrán poner música en sus establecimientos antes de las 11.00 durante los fines de semana y festivos y, cuando lo hagan, ésta no deberá superar los 75 decibelios. Los bares especiales podrán elevar el volumen hasta los 90 decibelios. Eso sí, están obligados a instalar controladores de presión acústica que registren la adecuación a la norma.

Algunos sectores críticos denuncian que los negocios con mayor tolerancia horaria serán los bingos, salones de juego y los denominados salones deportivos, a los que el Gobierno foral autoriza su apertura de 9.00 a 3.30 del día siguiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de noviembre de 2002