Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición llamará a la huelga si no hay consulta sobre Chávez

'Venezuela está al borde de la guerra civil', afirma un dirigente democristiano

Descartada la vía golpista para derrocar a Hugo Chávez, la oposición venezolana ha optado por negociar con el Gobierno la convocatoria de un referéndum a principios de año para que los ciudadanos decidan si el presidente sigue o no en el poder. 'Venezuela está al borde de la guerra civil y para evitar la tragedia es necesario llegar a un acuerdo', afirma Oswaldo Álvarez, que fue candidato a la presidencia en 1993 por la formación democristiana COPEI.

En una entrevista con EL PAÍS, Álvarez y otro dirigente histórico de COPEI, Pedro Pablo Aguilar, defendieron que la consulta popular es la única salida de una crisis que ha dividido al país en dos. Si no se llega a un acuerdo, sostienen, la oposición optará por convocar una huelga general indefinida. 'Nadie discute en Venezuela la legalidad de origen del Gobierno de Chávez', afirma Álvarez. 'Lo que se discute, y en grado superlativo, es la legitimidad que tiene su intento de imponer una revolución que no está contemplada en ninguna parte y una concentración de poder que ha reducido el espacio de los principios generales del Estado democrático contra la mayoría de la voluntad del país y contra la Constitución'

Bajo los auspicios del secretario general de la OEA, César Gaviria, Gobierno y oposición han comenzado a negociar los detalles del referéndum sobre el futuro de Chávez. Los primeros contactos no han suscitado grandes esperanzas y ambas partes están muy divididas sobre el tipo de consulta que deberá convocarse. Mientras que la Coordinadora Democrática, que aglutina a los partidos de oposición, exige que se celebre a principios de 2003 un 'referéndum consultivo' con carácter vinculante, el Gobierno prefiere un 'referéndum revocatorio' que, según la Constitución, sólo podría convocarse a mediados del mandato de Chávez, en agosto próximo, y sin que su resultado sea de obligado cumplimiento.

'El planteamiento del referéndum consultivo es contradictorio y políticamente ineficaz para buscar una salida', dijo el portavoz gubernamental en la negociación, Nicolás Maduro. Los representantes oficiales exigen, además, que la oposición retire su amenaza de huelga como señal de buena voluntad negociadora.

Pero los antichavistas parecen haber optado por aumentar la presión. Recién concluida la primera ronda de conversaciones, el pasado lunes, la Coordinadora Democrática suscribió un 'acuerdo de reconstrucción nacional' con la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), la patronal Fedecámaras y los militares rebeldes que ocupan desde hace tres semanas, día y noche, la plaza Francia de Caracas. El objetivo del acuerdo, según los firmantes, es recuperar el Estado de derecho secuestrado por Chávez.

En posición delicada, Gaviria criticó los lazos de la Coordinadora con unos militares que, según él, son 'símbolo de alzamiento, insurrección e insubordinación'. La Coordinadora 'dice una cosa en las reuniones oficiales y otra cuando sale a la calle', afirmó el ex presidente colombiano.

¿Es posible que se produzca un estallido violento a corto plazo en Venezuela? los dirigentes de COPEI recuerdan que la población civil está fuertemente armada y que se está produciendo lo que Álvarez define como una 'politización del hamponato' alimentada por los llamados círculos bolivarianos. En el lado antichavista, señala Álvarez, los ciudadanos hacen acopio de armas para defenderse de una delincuencia cada vez más politizada, mientras que las pistolas de los chavistas, aseguran, proceden de las Fuerzas Armadas.

Oswaldo Álvarez y su compañero de COPEI Pedro Pablo Aguilar, que actúa como asesor de la Coordinadora Democrática, asistieron en Madrid al nacimiento de FAES, la fundación del Partido Popular, y aprovecharon la ocasión para recabar respaldos para su causa. 'Necesitamos el apoyo de los organismos internacionales y de los países democráticos amigos de Venezuela', dijo Aguilar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de noviembre de 2002