Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mil investigadores se declaran objetores científicos a los proyectos militares

Piden que el Gobierno transfiera los recursos públicos a I+D civil

Más de mil investigadores españoles se han declarado 'objetores científicos' para mostrar su desacuerdo con el crecimiento en los últimos años del porcentaje de recursos públicos de investigación destinados a proyectos militares, informó ayer la Fundación por la Paz. Los investigadores piden al Gobierno 'una transferencia gradual de los recursos destinados a I+D militar hacia el I+D con fines sociales y civiles'.

Entre los firmantes de la declaración, que se comprometen a 'no participar en ninguna investigación que tenga una finalidad militar o esté subvencionada con fondos destinados a la investigación con fines militares', se encuentran el bioquímico y ex director general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza; el catedrático de Ingeniería Química y ex rector de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Carles Solá, y el catedrático de Biología Celular de la misma universidad, Josep Egozcue. También se han adherido los catedráticos Xavier Rubert de Ventós, Mercé Durfort, Pedro Luis Arias, Isabel Esteve y Joaquím Argulló, entre otros.

Los representantes de la Fundación por la Paz precisaron que esos 1.003 investigadores trabajan en 25 universidades (22 españolas y tres extranjeras), en 14 centros e institutos de investigación y en tres departamentos de Investigación y Desarrollo (I+D) de empresas privadas y no son todos científicos o ingenieros, , ya que 'también se puede hacer investigación militar con estudios geoestratégicos o con el derecho', según Alfons Banda, presidente de la Fundación.

La Fundación por la Paz inició esta campaña de 'objeción científica', que aún no está cerrada, hace medio año, y en los próximos meses espera 'doblar o triplicar' el número de adherentes, según su director, Jordi Armadans, informa Europa Press. Armadans indicó que entre 1995 y 2002 los fondos públicos para I+D con fines militares se han incrementado en un 400%. El proyecto de presupuestos para 2003 presentado por el Gobierno prevé destinar 1.372,94 millones de euros a investigación militar,casi el 35% del total.

Solá afirmó que 'aparte del rechazo ético' que suscita entre los firmantes la investigación con fines militares, su objetivo también es denunciar la situación 'crítica' en la que se encuentra la investigación civil, en la que 'ahora se invierte menos que en 1990'. Solá criticó que el Gobierno prohíba la investigación con células madre mientras impulsa la investigación militar. 'Es curioso que el Gobierno esté tan preocupado por un puñado de células y al mismo tiempo se muestre tan interesado en investigar modos de destruir trillones de células con piernas, que caminan y piensan', afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de octubre de 2002