Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un millón de venezolanos contra Chávez

El jefe de las Fuerzas Armadas muestra su rechazo al Gobierno de Hugo Chávez

La oposición venezolana tomó ayer las calles de Caracas para exigir un adelanto de elecciones que permita la salida democrática del presidente Hugo Chávez. La concentración, denominada la toma de Caracas, tuvo su punto de partida en el este de la ciudad a las nueve de la mañana (15.00 en la España peninsular). Dos horas más tarde ya había un millón de personas listas para unirse a la caminata de unos siete kilómetros.

La gigantesca masa humana se concentró en la céntrica avenida Bolívar, a pocas manzanas del palacio presidencial de Miraflores, una vía de seis canales y dos amplias aceras, que se colmó de manifestantes a todo lo largo de su extensión de un kilómetro.

La manifestación de protesta fue convocada por la Coordinadora Democrática, una heterogénea combinación de partidos y organizaciones civiles de diferentes signos políticos que tienen en común su aversión al Gobierno de Chávez. También participan la principal central sindical, la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y la cúpula patronal, Fedecámaras, que recomendó a los propietarios de empresas conceder facilidades a sus empleados para que asistieran a la protesta.

Al final de la marcha, se leyó un documento que la Coordinadora aspira a añadir a una declaración de principios propuesta recientemente por el secretario general de la Organización de Estados Americanos, César Gaviria, para buscar el diálogo entre los dos polos políticos que se enfrentan encarnizadamente en el país. El anexo plantea adelanto de elecciones, renovación de otros poderes públicos, constitución de una comisión de la verdad para esclarecer los sucesos de abril y desarme de los Círculos Bolivarianos, grupos afiliados al Gobierno a los que se acusa de realizar actividades paramilitares. Gaviria tiene previsto viajar a Venezuela la próxima semana para facilitar el diálogo Gobierno-oposición.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, pidió al pueblo venezolano 'paciencia' y 'moderación' en la búsqueda de una salida democrática a la crisis que padece el país.

Hubo al menos un grave incidente en el que una persona resultó muerta, cuando brigadas de partidarios del Gobierno pretendieron impedir el paso de autobuses cargados de opositores hacia Caracas. El suceso ocurrió en San Juan de los Morros, capital del Estado de Guárico, 150 kilómetros al sur de la capital. Escaramuzas de menor importancia acontecieron en otras localidades del interior del país por similares causas.

El vicepresidente de la República, José Vicente Rangel, aseguró que el Gobierno no avala las acciones violentas destinadas a sabotear la marcha.

La víspera, varios de los militares procesados por el golpe de Estado del 11 de abril y que resultaron exculpados por el Tribunal Supremo de Justicia realizaron enérgicos pronunciamientos públicos contra el presidente Hugo Chávez e instaron a sus compañeros de armas a desconocer cualquier orden que éste imparta que implique reprimir a los opositores. Cuerpos de seguridad del Estado intentaron detener a estos oficiales, pero grandes movilizaciones de vecinos impidieron las aprehensiones.

Ayer, durante la concentración, el vicealmirante Álvaro Martín Fossa, jefe del Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada Nacional, realizó otro pronunciamiento público para denunciar la politización del sector militar y el desgaste de los principios de disciplina, autoridad y obediencia. También censuró el tratamiento que se ha dado a otros generales y almirantes.

El ministro de la Defensa, José Luis Prieto, general retirado, pidió calma a los militares en un mensaje radiotelevisado. El funcionario informó de la colocación de contrafrancotiradores en los alrededores del palacio presidencial para evitar que se repitan los sucesos de abril, cuando 19 personas resultaron muertas y decenas heridas tras una marcha opositora.

'Venezuela no tiene presidente'

Las numerosas pancartas y carteles que portaban los manifestantes expresaban la posición de un creciente sector de la oposición venezolana: desconocer la autoridad del jefe del Estado. 'Venezuela no tiene presidente' y 'Elecciones ya' eran las principales consignas. Varios partidos y organizaciones que pertenecen a la Coordinadora Democrática exigen que la salida de Hugo Chávez se produzca a través de un nuevo proceso electoral. 'Al loco le falta poco', rezaban otras pancartas en tono humorístico para referirse a la salud mental del presidente y a su inminente salida del poder.Con un 'Queremos a la PM', los manifestantes expresaban su respaldo a la Policía Metropolitana, cuerpo controlado por el alcalde de Caracas, Alfredo Peña, antiguo aliado de Chávez y ahora su archienemigo. La PM ha confrontado en los últimos días un conflicto sindical aparentemente impulsado por el Gobierno para procurar su intervención.'Militares honestos, estamos con ustedes' y '¡Paro ya!', decían otros carteles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de octubre de 2002

Más información