Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Zapatero pide más fondos para evitar que españoles e inmigrantes pugnen por las escasas ayudas sociales

El líder del PSOE dice que el dinero debe ir a municipios con más extranjeros necesitados

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, quiere que el nuevo modelo de financiación local, que entrará en vigor el 1 de enero, incluya un aumento de fondos para los ayuntamientos donde más inmigrantes residen y que han visto superadas con creces sus posibilidades para prestar servicios sociales. El desbordamiento lo pagan en muchos casos los españoles, quienes no logran acceder a las ayudas porque se dan a otros más necesitados: los inmigrantes.

El líder socialista hizo esta petición el tercer y último día de su estancia en Canarias, aunque la decisión la tomó hace varias semanas ante la demanda constante de los alcaldes socialistas que en mayor medida sufren la nueva realidad de la inmigración. Zapatero señaló que la nueva línea de financiación para los inmigrantes, 'con fondos de los Presupuestos Generales del Estado', debe recaer sobre todo en municipios cuyas poblaciones tienen entre un 8% y un 12% de inmigrantes.

'Muchos municipios han tenido que duplicar los servicios sociales sin tener más recursos presupuestarios y, en algunos casos, las consecuencias las pagan los ciudadanos españoles con niveles bajos de renta, que no tienen acceso a las ayudas sociales porque los inmigrantes están todavía en una situación peor', narró Zapatero tal y como a él se lo cuentan sus alcaldes.

'Ningún español puede perder una ayuda social por vivir en un sitio con presencia importante de inmigrantes', agregó, 'de ahí que el nuevo modelo de financiación local deba recoger un compromiso del Estado con los Ayuntamientos para hacer políticas sociales e infraestructuras ante el fenómeno de la inmigración', precisó Zapatero.

La negociación para el nuevo modelo de financiación local, que entrará en vigor el 1 de enero de 2003, ha empezado ya discretamente pero esta propuesta aún no estaba sobre la mesa. Primero serán los partidos políticos los que mantendrán la negociación con el Gobierno y también con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Los alcaldes están preocupados, además, porque sus arcas se pueden quedar aún más exhaustas si se confirma el anuncio del Gobierno central de suprimir el Impuesto de Actividades Económicas (IAE). '¿Y cuál es la alternativa?', se preguntó Zapatero. La última palabra en uno y otro caso la tiene Hacienda.

La situación de dificultad de los ayuntamientos por el fenómeno de la inmigración la escuchó Zapatero ayer en Fuerteventura, antes de celebrar un mitin en el auditorio de Puerto del Rosario, la capital de la isla. En esta isla, donde la avalancha de pateras con inmigrantes es incesante, tanto Zapatero como el candidato socialista a la presidencia de la comunidad autónoma canaria, Juan Carlos Alemán, se comprometieron a una ayuda y atención preferente.

Ambos fueron muy críticos con los Gobiernos central y canario. 'Las siete islas tienen que ser solidarias con Fuerteventura; no podemos dejar que la inmigración sólo recaiga en ella', señaló Alemán. El líder del PSOE dio muestras de conocer la situación imposible que se vive en Fuerteventura con sus dos centros de detención de inmigrantes, completamente desbordados. 'Junto a un centro de detención tiene que haber otro de asistencia', dijo. Zapatero es consciente de que debe haber control de los flujos migratorios, pero también enfatizó la necesidad de que España haga una política activa en cooperación con los países de donde proceden los mayores flujos. Desde luego, Marruecos. El líder socialista, por tercer día consecutivo, se dirigió a la ministra de Exteriores, Ana Palacio, para decirle que sigue a la espera de que llame a su partido y al resto de fuerzas políticas para conformar juntos una nueva relación con el país magrebí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de septiembre de 2002