Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sábato abre la nueva Cátedra de las Américas

Frágil y emocionado, el escritor hizo en Barcelona un canto a la literatura latinoamericana

'La literatura latinoamericana es indudablemente una de las más grandes del mundo en el siglo XX', afirmó ayer Ernesto Sábato en la inauguración de la nueva Cátedra de las Américas, creada en Barcelona por el Institut Català de Cooperació Iberoamericana con las universidades de Barcelona y Pompeu Fabra. Inició su intervención con la lectura de unos fragmentos de su novela Sobre héroes y tumbas y la finalizó con otros de Pedro Páramo, de Juan Rulfo. En medio, una lección magistral sobre la literatura latinoamericana, sus raíces y su universalidad, y también la denuncia de la dramática situación que vive Iberoamérica. Frágil y con dificultades de lectura, emocionó a los asistentes que le rindieron homenaje con una larguísima ovación.

La literatura latinoamericana no es nueva, dijo Sábato, ya que 'hunde sus raíces en las culturas nahuatl, maya, incaica, guaraní y otras culturas indígenas, tanto como forma parte de la milenaria literatura castellana'. 'Es legítimo decir que somos herederos y a la vez generadores de una originalidad'.

Sobre las letras argentinas, afirmó que se les ha acusado de no tener una literatura nacional, ya que Buenos Aires 'tuvo poco sabor local'. 'Los escritores que hemos escrito allá hemos expresado la vida del hombre urbano: su soledad, su alienación, sus problemas psicológicos y metafísicos (...) Los grandes escritores trascienden el plano local. Hay poco en común entre un indio ecuatoriano y un habitante de Buenos Aires. Y sin embargo, una misma historia une a las poblaciones todas de América Latina, historia de luchas de liberación, de luchas civiles, de dictaduras sangrientas y de explotación. Historias exentas de racionalismo alguno, embriagadas de su propia naturaleza excesiva y generosa. Cada gran escritor latinoamericano ha expresado de modo único esta relación con el mundo, de ahí su grandeza y su fecundidad'.

Una literatura que ya era grande antes del boom, afirmó Sábato, que recalcó que 'no es pintoresca o folclórica, como alguna vez se la toma en Europa'.

Esperanza invencible

Finalizó con palabras llenas de tristeza. 'La Argentina, hoy, dolorosamente se derrumba junto al resto de América Latina, en la miseria. Aquel paraíso terrenal, pleno de riquezas minerales, de animales y de frutos, que supo ser nuestra tierra, es, ahora, un continente devastado. Como dice el gran poeta español, sólo nos queda la palabra. Con ella podremos ofrecer al mundo el testimonio de la tragedia que viven nuestros hijos y de su invencible esperanza'.

Ernesto Sábato, una vez más, a sus 91 años cumplidos, dio muestras de su férrea voluntad de seguir adelante pese a todas las dificultades. A su lado, Elvira González Fraga estaba pendiente de él en todo momento, ayudándole. El público que abarrotaba el auditorio de La Pedrera siguió con un impresionante silencio las palabras del escritor.

La Cátedra de las Américas, una iniciativa que se deseaba desde hace tiempo en Barcelona, nace con el objetivo de estrechar lazos entre las dos orillas y de difundir la literatura latinoamericana. Cuenta también con el patrocinio de la Fundación La Caixa de Cataluña, en cuyo auditorio de La Pedrera se celebró la inauguración, de las embajadas de México, Colombia y Chile y de la Fundación José Manuel Lara. En los próximos meses habrá debates y conferencias y por ella pasarán Carlos Monsiváis, Tomás Eloy Martínez, Roberto Bolaño y Guillermo Cabrera Infante.

Se desarrollarán asimismo encuentros entre escritores latinaomericanos afincados en Barcelona y autores españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de septiembre de 2002