Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia entrega a Italia a un acusado de pertenecer a las Brigadas Rojas

El ex miembro de la Unión de Comunistas Combatientes -herederos de las Brigadas Rojas (BR)- Paolo Persichetti, detenido en París y desde el domingo en la cárcel romana de Rebibbia, negó ayer haber mantenido contactos con las nuevas BR, sospechosas del asesinato de dos asesores del Ministerio de Trabajo en 1999 y en marzo del año pasado, Massimo d'Antona y Marco Biagi, respectivamente.

Esta extradición ha indignado al conjunto de la izquierda francesa. El presidente de la Liga de los Derechos Humanos, Michel Toubiana subrayó que la extradición supone para Francia 'faltar a la palabra dada'. En 1985 el presidente François Mitterrand dijo que Francia debía dar asilo 'a todos aquellos que han roto con el engranaje infernal en que se habían implicado' para crear 'una nueva vida'. El Gobierno mantuvo la palabra ahora rota por el Ejecutivo conservador de Jean-Pierre Raffarin.

Persichetti, condenado en Italia a 22 años y seis meses de cárcel a partir de la declaración de un 'arrepentido' que luego dio marcha atrás en sus afirmaciones, figura como implicado en el asesinato del general Licio Giorgeri, cometido en 1987. Exilado en Francia desde 1991, Persichetti era en la actualidad profesor de Sociología en la Universidad París-VIII.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de agosto de 2002