Lula presenta un programa con un marcado giro socialdemócrata

El candidato izquierdista brasileño quiere tranquilizar a los empresarios

La campaña para las presidenciales en Brasil se está acelerando. Los dos candidatos que lideran las encuestas, Luiz Inácio da Silva, Lula, y el radical Ciro Gomes, conocido como el 'candidato antigobierno', han anticipado la fecha de la presentación de sus respectivos y opuestos programas de gobierno.

Lula, del Partido de los Trabajadores (PT), presentará oficialmente su programa mañana en Brasilia junto con una carta de compromiso a los brasileños. Según adelantó ayer al diario O Globo, los puntos fundamentales de su proyecto son sus fuertes tintes socialdemócratas y el intento de tranquilizar sobre todo a los empresarios.

Más información

El segundo en las listas de opinión, Ciro Gomes, ha adelantado también los puntos centrales de su programa al diario Jornal do Brasil. Mientras Lula se compromete a que la economía de Brasil crezca entre un 4,5% y un 5%, Ciro afirma que Brasil, que va a crecer este año un 1,5%, no tiene condiciones por el momento para un crecimiento mayor, ya que, para llegar a un 4%, necesitaría invertir sólo en energía eléctrica 10.000 millones de dólares. Además, según Gomes, carece de política industrial seria.

Lula se compromete a mantener todas las iniciativas del actual Gobierno Cardoso, como bolsas de comida y ayudas económicas a las familias más pobres para que lleven a sus hijos a la escuela, y piensa aumentarlas, mientras que Gomes dice que estas medidas son paliativas y que la reforma tiene que ser más radical y que hay que tocar estructuras de fondo.

Lula se va a comprometer a crear ocho millones de puestos de trabajo y para eso va a aumentar el impuesto sobre la renta subiendo el techo del actual 27% a un 35%, y quiere discutir la reforma fiscal, que va a ser una de las columnas de su Gobierno, con todas las fuerzas parlamentarias y de la sociedad. 'Todos quieren hacer la reforma fiscal, pero nadie quiere pagar más impuestos', se queja Lula.

Gomes dice que va a gravar más el consumo y el lujo que los sueldos, que los ricos van a tener que pagar más y que lo urgente es que el país cree más riqueza enseguida, y que puede hacerlo con una política económica completamente diferente a la actual.

Lula promete crear un ministerio de las ciudades y otro para la seguridad, mientras que Gomes insiste en el derecho de los ciudadanos a tener una casa (más de cinco millones no la tienen), y afirma que va a construir cada año 300.000 pisos para los que ganan menos de 60 euros al mes.

Pero lo que más empieza a contar son los gestos. Por ejemplo, estos días ha estado en EE UU Aloizio Mercadante, una de las figuras clave en un hipotético gabinete Lula. Ha sido el primer dirigente del PT que ha entrado en la Casa Blanca y ha tenido contactos con empresarios estadounidenses y representantes de la Administración Bush. Y nada más llegar a Brasil mantuvo un encuentro con el actual presidente del banco central, Arminio Fraga, algo que ha chocado al mismo Gobierno brasileño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de julio de 2002.

Lo más visto en...

Top 50