Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU envía agentes de aduanas para controlar puertos europeos

El FBI da la alerta ante la posibilidad de atentados el 4 de julio

Varios puertos europeos van a contar con la presencia de agentes de aduanas de EE UU. Los Gobiernos de Holanda, Bélgica y Francia han aceptado ya que personal estadounidense inspeccione los cargamentos que parten de Rotterdam, Amberes y Le Havre con destino a EE UU. Se estudia ampliar la presencia de personal estadounidense a puertos de España, Alemania e Italia. Entre tanto, el FBI ha enviado una alerta ante la posibilidad de atentados en torno al 4 de julio, fiesta nacional en EE UU, en territorio estadounidense.

En los próximos días, varios grupos de agentes de aduanas estadounidenses comenzarán a inspeccionar cargamentos y contenedores en tres puertos europeos: Rotterdam (Holanda), Amberes (Bélgica) y Le Havre (Francia). Hay un acuerdo similar que permite la presencia de agentes de EE UU en los puertos canadienses de Halifax, Montreal y Vancouver.

Según The New York Times, los servicios de aduanas de EE UU quieren llegar a revisar los cargamentos sospechosos que puedan salir de los 20 principales puertos del mundo, de los que parte el 70% de los contenedores con destino a algún lugar de la costa estadounidense. EE UU quiere detectar el posible envío oculto de armas de destrucción masiva. Los inspectores tendrán acceso a las declaraciones de contenido antes de que los barcos lleguen a los puertos europeos. Si consideran que hay sospechas sobre los materiales, tendrán plena potestad para abrir, inspeccionar o escanear cualquier contenedor.

Los cinco primeros inspectores estadounidenses llegarán esta semana a Rotterdam, el puerto con mayor volumen de actividad en todo el mundo. Según los inspectores holandeses, los agentes estadounidenses aportarán su propia base de datos a los mecanismos habituales de seguridad. Poco más podrán hacer cinco agentes frente a los 400 millones de contenedores que pasan anualmente por ese puerto.

Una aguja en un pajar

Aunque los inspectores holandeses comparan su trabajo con la búsqueda de una aguja en un pajar, aseguran que la vigilancia continua permite detectar cada año entre 500 y 600 contenedores que tratan de ocultar en el interior desde armas hasta medicamentos o productos químicos prohibidos. En octubre, los servicios de aduanas de Italia encontraron a un hombre escondido en un contenedor cuyo destino final era Canadá. EE UU asegura que el polizón tenía vínculos con Al Qaeda.

Al mismo tiempo, el FBI ha enviado comunicados secretos a las autoridades locales de EE UU ante el riesgo de posibles atentados en torno al 4 de julio, aunque la amenaza es suficientemente vaga como para que los servicios de inteligencia hayan decidido no hacerla pública. El diario neoyorquino tuvo acceso al comunicado que el FBI envió a las fuerzas de seguridad locales y estatales: "El FBI no posee información que avale la existencia de una amenaza terrorista específica y creíble en torno al 4 de julio. Sin embargo, el significado político y cultural de esa fecha obliga a incrementar la vigilancia".

Fuentes oficiales aseguran que existe "preocupación" en el Gobierno de EE UU en torno al 4 de julio, y reconocen que "la falta de datos concretos aumenta aún más la preocupación y la ansiedad". Varias comunicaciones interceptadas y varios comentarios entre presos de Guantánamo han mencionado la celebración del Día de la Independencia, aunque no existe información concreta sobre la preparación de atentados.

Es significativo que en esta ocasión la "preocupación" no se haya traducido en una alerta pública, lo que se interpreta como un cambio de mentalidad en el Gobierno: los responsables de seguridad parecen reconocer que el exceso de avisos resta trascendencia a los que son creíbles. Por otra parte, expertos en terrorismo de EE UU y Egipto dicen haber detectado conexiones cada vez más intensas entre Al Qaeda y el grupo Hezbolá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de julio de 2002