Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA HUELGA GENERAL DEL 20-J

El Gobierno rectifica y descarta regular por ley la huelga y los servicios mínimos

Los sindicatos, IU y PSOE tachan de "desvarío" la política de Aznar

El ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, recogió ayer velas y descartó que el Gobierno planee regular ni por ley ni por decreto-ley el derecho de huelga o los servicios mínimos. 'Ahora no toca'; 'el Gobierno no tiene elaborado ningún anteproyecto de ley de huelga'; 'es deseable pactar la autorregulación'; 'esa regulación sólo puede hacerse pactando con los interlocutores sociales', fueron algunas de las frases con las que el ministro quiso zanjar este asunto. Por si acaso, los líderes de los dos sindicatos mayoritarios, Cándido Méndez y José María Fidalgo, aseguraron que amenazar ahora con una ley de huelga es 'el colmo del desvarío'. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, resumió el problema en que José María Aznar 'no puede estar más a la derecha, y despreciar más a los trabajadores y a los débiles'.

Juan Carlos Aparicio, Rodrigo Rato, vicepresidente económico, y Javier Arenas, secretario general del PP, intentaron desmontar ayer unas declaraciones del domingo en las que el ministro de Trabajo aseguraba que el decreto de 1977 que regula el derecho de huelga 'debe tener rango de ley y abordar los servicios esenciales' y en las que añadía que 'la opinión pública' sabría 'entender la necesidad o no de esa reforma dentro de unos días'.

El propio Aparicio, visiblemente contrariado, desmintió -antes de participar en un almuerzo organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD)- que el Gobierno tenga 'preparado ningún anteproyecto de ley de huelga' y descartó que vaya a ser el Gobierno el juez o el árbitro del cumplimiento de los servicios mínimos el próximo 20 de junio. 'Son los jueces, y sólo los jueces, quienes determinarán la legalidad o ilegalidad de la huelga y de los servicios mínimos', aseguró el ministro tras congratularse de que las comunidades autónomas y los ayuntamientos vayan a tener un 'papel clave' en la negociación de esos servicios esenciales con los sindicatos.

Antes que Aparicio, Arenas subrayó que el Gobierno 'no se está planteando en este momento una nueva regulación del derecho de huelga, ni antes del 20 de junio ni tampoco en un horizonte cercano'. En Oviedo, Rato matizó que la 'reflexión' que hizo el domingo Aparicio no guarda relación con la convocatoria de huelga para el día 20, informa Javier Cuartas. 'Los servicios mínimos están regulados por una legislación muy antigua', de 1977, y la 'reflexión' de Aparicio sólo se refería 'a la posible modernización de esa legislación', pero 'no ligada a hecho concreto alguno'.

Los líderes de UGT y Comisiones Obreras, Cándido Méndez y José María Fidalgo, entendieron la 'reflexión' de Aparicio como una amenaza, informa Concha Monserrat. Y lo calificaron de 'colmo del desvarío' del Gobierno para justificar unos servicios mínimos 'abusivos'.

El líder socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, consideró 'muy inoportuno' hablar ahora de ley de huelga, una regulación que sólo debe hacerse, dijo, 'con un consenso claro de todos los agentes sociales'. Según Zapatero, la actitud del Ejecutivo ante el 20-J 'pone de manifiesto que no hay nada en España más a la derecha que el Gobierno de José María Aznar'. Nada, apostilló, 'más rancio, más intolerante y más despreciativo con los más débiles' que Aznar.

Para IU, las insinuaciones sobre una ley de huelga sólo prueban que el Gobierno 'ha perdido los papeles', según subrayó su coordinador general, Gaspar Llamazares, informa Carlos E. Cué.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de junio de 2002