Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aparicio anuncia una reforma para fijar los servicios esenciales por ley

El ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, resucitó ayer el debate sobre la necesidad de una Ley de Huelga, a diez días de la fecha marcada por los sindicatos para su primer paro general contra una medida del Ejecutivo del PP. Más aún, Aparicio anunció que si los agentes sociales no toman la iniciativa para elaborar esta norma, que incluiría el establecimiento de los servicios esenciales que deberían seguir funcionando aún en caso de huelga, 'el Gobierno deberá abordar la cuestión'.

Aparicio negó que el Ejecutivo vaya a 'actuar en caliente', con la celebración de la huelga en puertas, pero vaticinó que el conflicto con los sindicatos por la reforma del sistema de protección apuntalará sus argumentos. 'La opinión pública sabrá entender la necesidad o no de esto dentro de unos días', agregó.

El ministro de Trabajo recordó el derecho de huelga está regulado mediante un decreto del año 1977, y que en el mismo no se abordan cuestiones como los servicios esenciales, por lo que estima conveniente que dicho decreto adquiera rango de ley. 'Sería muy deseable que fuesen los agentes sociales quienes tomaran la iniciativa, y hace pocas semanas parecían dispuestos. Pero si sigue pasando el tiempo, será una cuestión a abordar, especialmente si se viven situaciones en las que no se concilian todos los derechos que deben ser conciliados en situaciones de este tipo', explicó.

Justificación

Tras reiterar que con la situación económica de España 'cuesta creer que ante medidas semejantes [la reforma], la reacción sea una huelga', Aparicio destacó que 'la responsabilidad de las Administraciones es fijar servicios esenciales y garantizar todos los derechos constitucionales'. Y mostró sus sospechas sobre la actuación sindical el próximo 20 de junio: 'El éxito de una huelga no se mide por el número de personas a las que se imposibilita acudir a su trabajo'.

El anuncio de Aparicio pilló a los líderes sindicales con la pancarta en la mano, al frente de la manifestación convocada ayer en Sevilla por UGT y CC OO para calentar motores antes de la huelga. 'El ministro está intentando justificar de antemano unos servicios mínimos abusivos para bloquear el ejercicio de un derecho constitucional como es la huelga', indicó Cándido Méndez, secretario general de UGT, quien ironizó sobre los cambios de normas: 'Lo que habría que impedir son Gobiernos como los del señor [José María] Aznar, basados en el ordeno y mando'. José María Fidalgo, líder de CC OO, abundó en ese argumento: 'Habría que arbitrar normas para impedir actos legislativos injusto e innecesarios como el decretazo' sobre la reforma de la prestación de desempleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de junio de 2002