Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Feria del Libro ofrecerá tertulias entre autores y lectores

Habrá 385 casetas, nueve menos que el año pasado, y no se darán listas de libros más vendidos (tampoco se hizo en 2001). El gran objetivo de la 61ª Feria del Libro de Madrid, que se inaugura el día 31 y echa el cierre el 16 de junio, es no sólo vender, sino ofrecer un espacio para disfrutar de lo que se compra. Por eso, la gran novedad es la Carpa de las Tertulias Literarias, un espacio para el que está confirmada la asistencia de más de un centenar de autores, según anunció ayer el director de la feria, Antonio Albarrán. Los encuentros estarán abiertos al público en general.

La novela urbana, Madrid como personaje literario o Arte y literatura serán algunos de los títulos de esas tertulias en las que podrá intervenir el público y con las que la feria intenta recuperar el espíritu de los cafés literarios madrileños de principios de siglo y, sobre todo, atraer más visitantes entre semana. Además, en el Pabellón Carmen Martín Gaite, bautizado así en honor de una de las escritoras que ha vivido con más entusiasmo la feria, habrá 47 actividades literarias.

También se abre este año el pabellón interactivo Libro y nuevas tecnologías, que informará sobre las nuevas propuestas digitales en torno a la edición. Además, se podrá consultar el servicio de orientación a la lectura (SOL), un recomendador de lectura a través de Internet realizado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y la Federación de Gremios de Editores de España. Especializado en literatura infantil y juvenil, se dirige especialmente a profesores y padres.

El aspecto exterior de la feria, que este año patrocinan Telemadrid, Movistar y Caja Madrid, también será distinto. Las 385 casetas, que esta vez tienen persianas de aluminio, estarán marcadas por diferentes colores, según pertenezcan a librerías (128), editoriales (198), organismos oficiales (30), ediciones especiales o grupo general.

Sin polémica

La nueva ausencia de las polémicas listas de ventas fue justificada por Albarrán en que la feria no tiene aún la tecnología necesaria para garantizar la veracidad de las cifras. 'Vamos a continuar con las buenas costumbres', dijo. 'Es mejor no establecer competencias entre autores o casetas por haber vendido tantos o cuantos ejemplares'.

Tampoco se sabrá cuánta gente visita exactamente la feria, dado que no hay unos tornos de acceso que lo cuantifiquen con garantías. La feria calcula, aproximadamente, que el año pasado tuvo 2,5 milones de visitantes, y espera superar esa cifra si el tiempo acompaña.

El Gremio de Libreros entregará el sábado 8 de junio a Eduardo Mendoza el premio, sin dotación económica, del año 2001, concedido a su novela El tocador de señoras.

Los niños tendrán su espacio en La biblioteca de los ratones, en la que habrá actividades y una exposición que narra la historia del Ratón Pérez según el célebre cuento del padre Luis Coloma.

Babelia dedica mañana una exhaustiva información sobre la Feria del Libro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de mayo de 2002