_
_
_
_

Castro libera al disidente cubano Vladimiro Roca después de pasar cinco años en prisión

'No pienso abandonar la lucha, ni mi labor de opositor. Seguiré trabajando por la reconciliación y por resolver los problemas de Cuba con soluciones que tienen que venir de dentro del país y no de fuera'. Éstas fueron las primeras palabras, nada más salir de la cárcel, del disidente cubano Vladimiro Roca, el más famoso opositor al Gobierno de Fidel Castro, liberado ayer cuando le faltaban 70 días para cumplir una condena de cinco años de privación de libertad.

El conocido disidente fue encarcelado en 1997 y condenado dos años más tarde por incitar a la 'sedición' junto con los otros tres miembros del llamado Grupo de los Cuatro -Martha Beatriz Roque, Félix Bonne y René Gómez Manzano-, excarcelados en mayo de 2000.

Más información
Castro ofrece a Carter "libre acceso" a los supuestos centros de producción de armas biológicas

Roca, de 59 de años, afirmó sentirse bien de salud y dijo que durante el tiempo que estuvo en la prisión de Ariza (a unos 250 kilómetros al este de La Habana, en la provincia de Cienfuegos) no fue maltratado físicamente ni torturado, aunque pasó más de dos años y cuatro meses encerrado solo en una celda de 1,50 por 1,85 metros.

'Allí solamente podía estar sentado en el suelo o acostado en la cama, y únicamente se me permitía salir dos o tres veces por semana a tomar el sol. Era un jaula de fieras', afirmó Roca durante una improvisada conferencia de prensa al llegar a su casa de La Habana en compañía de su esposa, Magaly de Armas. El disidente negó que su liberación, que se produce una semana antes de la visita a la isla del ex presidente norteamericano Jimmy Carter, fuese un 'gesto' de las autoridades hacia el visitante. 'Los 70 días que se me ha acortado la pena me correspondían según el reglamento', afirmó. El disidente calificó de 'positivo' el viaje de Carter a Cuba: 'Es una oportunidad para el diálogo', dijo, tras recordar que cuando fue presidente de EE UU, Carter 'dio pasos importantes' y hubo un acercamiento con Cuba.

Roca y los otros tres miembros del Grupo de los Cuatro fueron detenidos en julio de 1997, después de divulgar el documento La patria es de todos, en el que se criticaba el sistema unipartidista de Cuba y se exigían reformas. El Gobierno cubano los acusó de recibir apoyo de EE UU, incitar a un boicot a las elecciones, intimidar a inversionistas extranjeros y mantener contacto con exiliados estadounidenses. También fueron acusados, al igual que al resto de los disidentes, de ser instrumentos al servicio Washington.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Roca aseguró que fueron condenados injustamente, pues ellos no participaron en ningún intento de sedición, y declaró que el documento La patria es de todos seguía teniendo plena vigencia. El disidente dijo que la única forma de resolver los problemas de Cuba era mediante el diálogo, y consideró que para que éste fuese factible tenía que haber tolerancia y voluntad de las autoridades para llevarlo a buen término.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_