Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Reyes inauguran las bodegas Señorío de Arínzano, diseñadas para la familia Chivite por Rafael Moneo

Los reyes de España inauguraron ayer en Aberin (Navarra) las bodegas Señorío de Arínzano, construidas por la familia Chivite según el proyecto del arquitecto tudelano Rafael Moneo. La creación de Moneo, un sobrio conjunto de edificaciones en forma de arco de 9.000 metros cuadrados de extensión, se adapta al proceso de elaboración del vino con los sistemas más avanzados.

El proyecto de las bodegas Señorío de Arínzano, que han costado 12 millones de euros, es el fruto de una vieja amistad familiar entre la familia Chivite, de Cintruénigo, vinculada al mundo del vino desde 1647, y la de Moneo. El arquitecto no pudo asistir al acto por encontrarse en la universidad estadounidense de Harvard. Muros de hormigón abujardado y labrado, que adquirirán con el tiempo una pátina cercana a la piedra, soportan cubiertas de madera con acabados de cobre. La bodega, que rodea y enmarca tres edificios históricos del antiguo señorío, se encuentra en una finca de 300 hectáreas, de las que 160 son viñedos plantados entre 1989 y 1990. La Organización para la Defensa de la Naturaleza (ADENA) se ha encargado, por deseo de los propietarios, de supervisar las afecciones medioambientales. Las exigencias del proceso productivo llevaron a Moneo a crear distintos niveles semisubterráneos con diferentes posibilidades de climatización y paredes radiantes que enfrían la temperatura. El diseño respeta el concepto de gravedad para evitar manipulaciones violentas de la uva o el vino.

La visita institucional de don Juan Carlos y doña Sofía a Navarra se inició en Zizur Menor, donde inauguraron previamente la sede central de la editorial Aranzadi, adquirida en 1999 por el grupo canadiense de comunicación jurídica Thomson. Después se trasladaron a las instalaciones del Consejo Regulador de Denominación de Origen del Vino de Navarra, en Olite. Finalmente, acudieron al Señorío de Arínzano, donde, tras visitar las bodegas, presidieron un almuerzo al que asistieron las autoridades de la Comunidad foral y otros invitados. Los actuales propietarios de la firma, los hermanos Chivite, explicaron a los monarcas el proceso de elaboración de los vinos del señorío.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002