Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

González acusa al Gobierno de instigar una información sobre una entrevista inexistente con Mohamed VI y Yussufi

El ex presidente del Gobierno, Felipe González, acusó ayer al Ejecutivo de José María Aznar de haber instigado una información publicada por el diario El Mundo. 'González se reúne en secreto con el primer ministro de Marruecos y visitan juntos al rey', titulaba ayer en primera página el rotativo sin citar ninguna fuente a la que atribuir la noticia.

'Es radicalmente falso, totalmente malintencionado, como tantas cosas que publican de mí, y, naturalmente, guiado por el Gobierno y sus esbirros', declaró el dirigente socialista a la Cadena SER. Esa información y los consiguientes comentarios en las tertulias radiofónicas se han hecho, según el ex presidente, 'con la peor de las intenciones y, naturalmente, con el apoyo y la orientación de ese Gobierno'.

Mohamed Benyahia, consejero del primer ministro marroquí, Abderramán Yussufi, declaró ayer a EL PAÍS que el jefe del Gobierno 'estuvo el domingo todo en día en Rabat', luego difícílmente pudo entrevistarse con González en Tánger, la ciudad dónde, según El Mundo, se celebró la reunión.

González confirmó, no obstante, a la Cadena SER que el domingo estuvo en Tánger, pero, añadió, 'a partir de ahí todo es falso' porque ni se entrevistó con Yussufi ni fue recibido en audiencia por el rey Mohamed VI. El PSOE publicó, por su parte, un comunicado en el que insiste en que la informacíón de El Mundo es 'rigurosamente falsa'.

La redacción de EL PAÍS recibió el sábado por la noche una llamada anónima de un supuesto lector anunciando que al día siguiente González almorzaría en Asilah, a unos 40 kilómetros de Tánger, con el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y con el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Mohamed Benaissa, que es además alcalde de esa ciudad.

A lo largo del domingo la redacción comprobó que Chaves no había salido del territorio español. A la vez, tanto personas del PSOE afines a González como otras fuentes diplomáticas españolas indicaron ese mismo día a EL PAÍS que la breve estancia del ex presidente español en Tánger tenía carácter privado y que no se había entrevistado con ninguna autoridad marroquí.

'No he visto al primer ministro, (...) no he visto al rey, no he visto al ministro de Exteriores, no he visto a ninguna autoridad, cosa que podía haber hecho', concluyó ayer González ante los micrófonos de la SER. 'Lo digo porque en el futuro los puedo ver (...) pues son mis amigos desde hace años'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de febrero de 2002