Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa utilizó dos aviones para llevar a altos cargos al entierro de Cela

'No vamos a comentar nada', afirma un portavoz de Cultura

El Ministerio de Defensa fletó el pasado viernes dos aviones para trasladar del aeropuerto militar de Torrejón de Ardoz, de Madrid, al aeropuerto civil de Santiago de Compostela (más dos autobuses hasta Iria Flavia) a autoridades del Gobierno y otras personalidades al entierro del escritor Camilo José Cela, según confirmó ayer un portavoz del Ministerio de Defensa.

En un avión viajaron Mariano Rajoy, vicepresidente y ministro de Interior; Federico Trillo (Defensa) y Francisco Álvarez Cascos (Fomento), acompañados todos por sus respectivas esposas. También viajaron en el mismo avión el jefe de prensa del ministro de Defensa, su ayudante, el asesor de seguridad, el de protocolo y dos escoltas.

En un segundo avión viajaron la ministra de Educación, Cultura y Deportes, Pilar del Castillo; el secretario de Estado de Cultura, Luis Alberto de Cuenca y esposa; el director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), Andrés Amorós; el director de la Biblioteca Nacional, Luis Racionero; el director del Instituto Cervantes, Jon Juaristi; el director general del Libro, Fernando de Lanzas; el director de la Real Academia Española (RAE), Víctor García de la Concha, y el escritor Fernando Arrabal.

El responsable de prensa del Ministerio de Cultura, Juan Allende, afirmó ayer que no pensaba hacer ningún comentario sobre este viaje: 'No vamos a comentar nada, en el avión sólo viajó gente del ministerio, no tenemos ningún comentario que hacer'.

Al ser preguntado acerca de si la ministra sabía que Adolfo Marsillach (fallecido el pasado lunes y enterrado el martes sin que Pilar del Castillo visitara la capilla ardiente instalada en el Teatro Español) había sido el fundador y director del Centro Dramático Nacional (CDN), fundador y director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) y director del INAEM, se limitó a contestar: 'No hay comentarios'.

Dos horas de retraso

El viaje al entierro de Cela hizo también que el viernes se retrasara dos horas el estreno de Carta de amor, del CDN, en el Museo Reina Sofía. El motivo no fue sólo esperar la vuelta del autor de la obra, Fernando Arrabal, sino también a algunos destacados espectadores, como Pilar del Castillo, Luis Alberto de Cuenca o Andrés Amorós.

Desde el CDN confirmaron ayer este retraso, pero aseguraron que se pudo avisar a todos los espectadores puesto que eran invitados. 'Menos mal que no estamos en el teatro María Guerrero, de lo contrario hubiera sido muy difícil', afirmó ayer un portavoz del CDN. Carta de amor, que cuenta con la actriz María Jesús Valdés como única protagonista, se representa en un espacio dentro del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en el que caben 63 personas.

Amorós confirmó ayer el viaje, aunque ignoraba qué organismo corrió con los gastos del transporte: 'No sé quién fleta estas cosas porque no entiendo y supongo que dependerá de alguna autoridad competente'.

Por su parte, Carme Chacón, secretaria de Cultura del PSOE, declaró ayer: 'Lo que realmente llama la atención es que el Gobierno no tuviera un solo coche del parque móvil oficial para acercar a algún ministro, siquiera uno, a despedir a Adolfo Marsillach'.

Arrabal señaló ayer, desde París, que fue invitado a asistir al entierro de Cela, pero no recuerda quiénes iban en el avión porque fue escribiendo todo el rato: 'Cuando llegué a Iria Flavia desaparecí del mapa, porque yo era el más pequeño y todos eran muy altos, pero me gustó mucho ir porque yo tenía una deuda contraída con Cela'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de enero de 2002