Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La demanda de AOL pretende que Microsoft cambie 'Windows'

AOL quiere que se compensen los daños

Era cuestión de tiempo: la industria informática sabía que tarde o temprano Netscape (ahora propiedad de America OnLine, AOL) presentaría su demanda contra Microsoft en la 'guerra de los navegadores'. El proceso federal, a la espera todavía de su resolución final, ya demostró que la empresa de Bill Gates se ha comportado de manera monopolista. Sin embargo, Netscape y otras compañías se han quejado de que las sanciones no restituyen el daño. Por eso, la nueva demanda busca que Microsoft comercialice Windows sin su navegador de Internet y que Bill Gates pague el daño causado.

Netscape llegó a controlar el 70% del mercado de los navegadores, pero Microsoft se lo arrebató con su Explorer al decidir hacerse con el sector regalando este navegador con cada copia del sistema operativo Windows. En poco tiempo, el navegador de Netscape quedó reducido a un porcentaje residual en el mercado. Ahora, 8 de cada 10 personas que se conectan a Internet lo hacen a través del navegador de Microsoft.

Netscape quiere obligar a Microsoft a 'democratizar' el escritorio de Windows para que cada usuario elija el navegador que desea. Y quiere que Microsoft compense la fortuna que Netscape puede haber dejado de ingresar; la legislación federal le daría derecho a recibir el triple de la cantidad perdida, lo que puede llegar a alcanzar un valor incalculable.

Para Microsoft, la demanda forma parte de su guerra continua con AOL: 'La demanda no tiene nada que ver con los consumidores. AOL lleva usando varios años el sistema judicial y político para competir con Microsoft. Esto es sólo su siguiente táctica legal en su plan empresarial', aseguró el portavoz de Gates, Vivek Varma. Microsoft anuncia su servicio de conexión a Internet (MSN) como 'mejor que AOL'; mientras tanto, AOL parece a punto de comprar Red Hat, la principal empresa de desarrollo del sistema operativo Linux, con el propósito de lograr algo que aún parece irreal: comercializar ordenadores que no lleven preinstalado ni un solo programa de Microsoft.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de enero de 2002