Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN ARGENTINA

Argentina aplaza la aplicación de las medidas de emergencia

A última hora, el ministro de Economía se escuda en problemas técnicos para postergar las medidas

A última hora de la noche, madrugada en España, el ministro de Economía argentino, Jorge Remes Lenicov, compareció en la televisión para explicar que las medidas de la Ley Extraordinaria serán pospuestas un día más, esta vez hasta el viernes. Las restricciones a las operaciones de cuentas corrientes y a las transferencias de divisas, en vigor desde el 23 de diciembre, continuarán al menos un día más. Remes trató de calmar con distintas explicaciones que culpaban a Gobiernos anteriores los ánimos de esos dos millones de ahorradores que no pueden disponer libremente de sus depósitos desde el 3 de diciembre, cuando quedaron encerrados en el llamado corralito financiero que sólo les permite recuperar su dinero en cuotas mensuales limitadas.

Remes Lenicov dedicó la mayor parte de su exposición a explicar que las "herencias" del pasado le obligan a mantener de momento el tristemente famoso corralito, y que las complicaciones técnicas de preparar la manera de sacar el dinero de los bancos le obligan a prorrogar un día más el feriado cambiario. Pero se comprometió a recuperar la actividad de los mercados y los bancos el viernes. Y pidió tranquilidad a los ahorradores, que según aseguró acabarán obteniendo su dinero. También prometió desarmar poco a poco el corralito, pero con calma. "Tantos los depósitos, como los créditos, como las reservas, cayeron el pasado año 20.000 millones de dólares. Para que ustedes tengan una idea es la mitad del presupuesto nacional", se excusó el ministro.

"Si los bancos quiebran, nadie cobra los depósitos. Porque si bien tienen garantías hasta 30.000 pesos, no alcanzaría el dinero acumulado como para pagar a todos los ahorristas. Otra opción es que los bancos pidan a todas las empresas que paguen sus créditos, entonces quiebran las empresas y aumenta el desempleo. Por eso no es fácil desarmar el corralito, por más antipático que sea", continuó.

La retirada de dinero para los trabajadores a los que les depositan sus salarios en cuentas bancarias se amplió de 1.000 a 1.500 pesos en una sola extracción mensual si así lo desean. El viceministro de Economía, Jorge Todesca, estimó que esta decisión resuelve el problema del 90% de los empleados incorporados al sistema, que ganan un promedio de 660 pesos. Los depósitos a plazo y hasta 5.000 pesos serán devueltos en marzo y los realizados en dólares, también hasta 5.000, estarán disponibles en la misma moneda, pero desde el mes de julio.

Según datos del Banco Central, hay 1.599.029 personas atrapadas en el corralito con depósitos a plazo fijo y unos 440.000 podrían recuperar su dinero en marzo o julio. El presidente Eduardo Duhalde sabe que el destino de su Gobierno, como el de los últimos, depende cada día de la aprobación popular. Pero nada parece acallar definitivamente el leve estruendo metálico de la bronca y la indignación que recorre la ciudad, desciende hacia el río y hace vibrar las ventanas de la Casa Rosada. El propio Remes Lenicov admitió la tensión cuando se reunió con los banqueros el martes por la noche en el salón del quinto piso cercano a su despacho. "No es fácil trabajar con la idea del cacerolazo acechando".

Cacerolazo preventivo

En ese momento, el ministro aún no sabía que a quince minutos en línea recta hacia el oeste unos 200 vecinos del barrio de Caballito se reunían en la esquina para afinar la tensión de los instrumentos y ensayar un cacerolazo preventivo. La bronca volvió a dispararse en cuanto se difundió el fallo de la Corte Suprema de Justicia que suspendía las medidas cautelares dictadas por los jueces de primera instancia y cerraba el agujero legal abierto al corralito para evitar una fuga masiva de depósitos y la quiebra de los bancos y del sistema financiero. El máximo tribunal del país eludió resolver el conflicto y sólo se limitó a señalar que están vigentes "los efectos suspensivos" de la Ley de Emergencia.

"Ayúdenme, por favor", pidió Duhalde a la cúpula de la Iglesia argentina. Los obispos -que le visitaron después de difundir un documento titulado Reconstruir la Patria en el que advierten a "los dirigentes que no se sienten capaces de hacer renunciamientos y esfuerzos que deberán dar un paso al costado"- se comprometieron a promover reuniones "multisectoriales" para que se comprenda la "crisis terminal" que atraviesa el país.

El presidente dijo a los obispos que en pocos días se había logrado reconstruir el poder político con una gran colaboración de la oposición y confió en que se logre una tregua social con la puesta en marcha del plan de asistencia alimentaria y sanitaria, en el que también van a colaborar las organizaciones de la Iglesia, y con los subsidios de 200 pesos del plan jefes de hogar destinado a un millón de desocupados.

El Gobierno ofreció a las petroleras reemplazar o reducir el impuesto extraordinario del 20% a las exportaciones por un adelanto de unos 1.400 millones de dólares a cuenta de tributos que deberían pagarse en los próximos cinco años. Según otras fuentes, el adelanto podría consistir también en un crédito respaldado por el Banco Interamericano de Desarrollo, de entre 1.000 y 1.500 millones de dólares. Las petroleras se harían cargo de la devolución del crédito y se comprometerían a no tocar los precios, a cambio de que el Gobierno se olvide del impuesto.

El presupuesto para el año 2002 que el Ejecutivo enviará la semana próxima al Congreso prevé un recorte de gastos que afectará a las administraciones provinciales. Los gobernadores reclaman a su vez el reconocimiento de las deudas impagadas por coparticipación de impuestos y la conversión a pesos de sus deudas en dólares, una decisión a la que se niega el ministro de Economía.

Ayer se confirmó la bajada de un 28,3% en la recaudación de impuestos de diciembre. El total del año 2001 es un 7,5% menos con relación a 2000. La consultora Tendencias Económicas registró 17.000 nuevos desocupados en diciembre y las suspensiones de trabajadores a causa de la caída de las ventas creció un 130% de noviembre a diciembre.

A su vez, la caída de la recaudación de impuestos en la capital federal fue del 45%. La Federación de Cámaras y Comercios de Capital Federal y Argentina propuso para hoy un "paro general de compras contra las empresas que aumentan hasta el 40% los precios de productos argentinos que no tienen insumos [materias primas] importados y generan desabastecimiento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de enero de 2002